Conoce los deportes que puedes practicar en las 142.000 hectáreas que busca proteger la campaña #Queremos Parque

El Plomo

Queremos un parque donde poder jugar nuestros juegos favoritos, un parque donde podamos mostrar a nuestros hijos, a nuestros nietos, a nosotros mismos un lugar en el que se pueda estar en contacto y armonía con la naturaleza, practicando deportes que nos muestran lo importante y esencial que es para la vida y, sobre todo, para la buena vida. 142.000 hectáreas que hoy pertenecen a territorio público podrían ser un parque el que podemos disfrutar a fondo con decenas de actividades que podemos realizar hoy en día en los valles del Maipo y Olivares y dónde encontramos lugares clásicos del deporte aventura: el Alfalfal, cerro el Plomo, río Olivares, río Colorado, volcán Tupungato, solo por nombrar algunos.

#QueremosParque es una campaña que lanzaron en conjunto las organizaciones Plantae, Acceso PanAm y +1000, y que busca lograr que río Olivares y río Colorado se declaren Parque Nacional, asegurando su protección y acceso para todxs. Hemos preparado un listado con los lugares que hoy podrían ser aprovechados para la práctica de estos deportes y que, con la unión y la fuerza de todos podrían ser parte de este soñado parque a solo 70 kilómetros de Santiago de Chile, un verdadero pulmón para los más de 7 mil habitantes de la Región Metropolitana y todos quienes la visitan esporádicamente.

Alta montaña

Como podemos ver en la página de QueremosParque, esta reserva cuenta con 4 cumbres de más de 6mil metros: Nevado del Plomo, volcán Tupungato, Nevado de Piuquenes y el cerro Alto o Alto San Juan son montañas que superan la barrera de los 6k sobre el nivel del mar y que requieren de ciertas técnicas y expertis montañera. Saber cruzar un glaciar, técnicas invernales, el uso de crampones y piolet, autodetención además del manejo de cuerda son requeridos en muchas de las ascensiones que contemplan llegar a la cumbre sobre dicha altura, a la que el humano no está muy acostumbrado y a la que tiene que aclimatarse días previos antes de la ascensión.

El volcán Tupungato (6.570 m.) que quiere decir “Mirador de estrellas” requiere de travesías por pendientes de alrededor de 40° y probablemente el uso de equipo invernal básico. La vista retribuye todo tipo de esfuerzo que algún andinista pueda sentir y hasta sufrir. Lo mismo sucede con el Nevado del Plomo (6.070 m.) o con el Nevado de Piuquenes (6.012 m.) en todos hay que aplicar buena aclimatación y tratar de acostumbrarse a la altura, tanto mental como visualmente y que el cuerpo logre sentirse cómodo en este ambiente. Por otro lado, la 4° montaña que supera los 6mil es el cerro Alto o Alto San Juan, que con 6.148 m. exige un poco más de conocimiento técnico ya que requiere atravesar un glaciar en el que hay que aplicar escalada en hielo. Un verdadero parque de entretenciones para los amantes de las aventuras invernales en la vertical.Queremosparque

Media Montaña

Además, como señalan en su página, el parque contemplaría la protección de al menos unas 28 cumbres sobre los 5 mil metros, entre los que destacamos el clásico cerro El Plomo (5424 m.) una ascensión que todo quien ama la montaña debe hacer, siempre tomando las medidas necesarias para hacerlo con seguridad. El futuro parque contempla 142.000 hectáreas, donde al menos 20.000 hectáreas están cubiertas de glaciar y se pueden encontrar unos 300 glaciares más, siendo una importante reserva de agua dulce. El reconocimiento de este espacio de conservación pretende proteger senderos y rutas que pueden ser conocidos y recorridos a pie, sin ser necesario hacer cumbre, ya que el lugar está aún bastante conservado y es misión de todos que continúe así y mejore cada día más.

Escalada

En lo que contempla este paraíso del deporte aventura, nos encontramos con el Alfalfal y si hay alguien que conoce de esta zona es Alexis Rojas, escalador local de la RM y que nos cuenta un poco de la calidad de este spot para los amantes del deporte vertical. Alexis señala que el Alfalfal es “una muy buena escuela para la escalada clásica”. Con escalada clásica o tradicional, como también se conoce, se refiere a que el escalador debe ir poniendo seguros móviles (friends o stoppers) en la roca, generalmente fisuras.

El Alfalfal es una zona de escalada con más de 300 rutas abiertas y “un sinfín más de rutas por abrir” según Alexis. Tiene para todos los gustos: mono y multilargos; tradicionales, deportivas; rutas escuela y proyectos que aún no han sido dominados, con partes de hasta 700 metros de roca vertical y variando tanto en calidad de la roca como en el estilo de escalada. Hoy en día, el acceso a el Alfalfal está restringido, sin embargo Alexis nos cuenta que se puede enviar un correo a Bienes Nacionales, completando un formulario con el nombre completo de todos los integrantes del grupo que asistirá, rut, edad y una copia de la cédula de identidad por ambos lados. Este correo debe ser enviado con al menos tres días hábiles de anticipación. Una vez recibes la respuesta por correo, debes imprimir dos copias y presentarlo en la recepción de las inmediaciones de AES GENER.

Como dato para los más fanáticos de la vida vertical, en invierno también es posible encontrarse con magníficas cascadas de hielo en el río Olivares, en el sector de la cascada, para lo cual deben tener los conocimientos y el equipo adecuado que requiere una disciplina como la escalada en hielo.

Barranquismo

El sector que comprende la cuenca de los ríos Olivares y Colorado, está repleto de cañones que son llamativos para los barranquistas, un deporte relativamente nuevo en nuestro país y que cada día gana más adeptos y aficionados. El barranquismo consiste en bajar cañones a través de cuerdas y técnicas de manejo de anclajes y que atraviesa flujos de agua como ríos, pozones y cascadas. Camilo Allendes, guía e instructor internacional de Canyoning (barranquismo), actualmente operando en la Región Metropolitana con Awka Expediciones, bajo norma ICAN y WAFA, No Deje RAstro NOLS, señala este lugar como una joyita a la que visitan cientos y miles de personas ávidas de aventura, y que hoy en día pueden aprovechar en cada rincón de esta zona. Ya sea caminando, en bicicleta, bajando un cañón o escalando rocas. Sin lugar a dudas un parque de diversiones para todos los amantes de la vida al aire libre.queremosparque

Bicicleta

Además, en el sector se puede recorrer en bicicleta. Entre varias otras, hay rutas clásicas como la Ruta del Cóndor, ruta que comienza en el pueblito del Alfalfal y termina en el sector de La Ermita, sector Farellones. Son 60 kilómetros de pedaleo para cruzar Santiago, con hermosas vistas y rodeado de flora nativa: árboles, arbustos, sotobosque. Además, el punto más alto llega a los 2.500 metros de altitud, ganando una vista fenomenal y que se disfruta mucho más después del gran esfuerzo realizado. Como ésta, el sector entre los ríos Olivares y Colorado y sus alrededores contempla muchísimas rutas que se pueden hacer en bicicleta. Rutas más cortas y más largas, más fáciles y difíciles. Todo según el gusto del visitante. Para más información visita Aventuradeados.

Trekking

142.000 hectáreas de naturaleza implica muchos kilómetros para recorrer a pie. Uno famoso es la Travesía de Los Azules, que se refiere a los Baños Azules, una rara formación geológica ubicada en la Junta de los ríos Museo y Colorado y producto del depósito de minerales durante miles de años, primando el carbonato de calcio y dando a este lugar su característico color azul.
Puedes conocer la travesía completa Aquí. Son muchísimos los lugares y las opciones que tienes para caminar por el sector, como los baños del Tupungato, el mismo río Colorado, el cerro Pan de Azúcar y muchos más. También puedes acceder a Andeshandbook para revisar todos los trekking que este sector tiene para ofrecerte si quieres estirar las piernas en un hermoso lugar como este y tan cerquita de la capital.queremos parque

Birdwatching

Todo lo anteriormente descrito irá acompañado de seguro con decenas de tipos de aves que cualquier amante de la avifauna sabrá apreciar y valorar. En esta zona nos encontramos con aves como el Tucúquere (Bubo Magellanicus), Tapaculo (Scelorchilus albicollis), Turca (Pteroptochos megapodius), Jilgueros (Corduelis barbatus), Fío Fío (Elaenia albiceps), Tórtola cordillerana (Metropelia melanoptera), entre muchos otros, lo que lo hace un lugar especial e idóneo para la práctica de la observación de aves o birdwatching.

Qué ganas de que un tesoro natural como este sea protegido, cuidado y conservado para siempre. Es tarea de todos unirnos para que siga siendo un espacio de dispersión y disfrute para todos. De nosotros depende que las autoridades quieran conservar este lugar como un pequeño respiro al smog y contaminación que generan las grandes ciudades, inevitablemente. Y de nosotros depende ser la voz de la naturaleza.

Te invitamos a que salgas de tu casa, visites estos lugares en la modalidad que más te guste, le enseñes a tus cercanos a amar y cuidar del medio ambiente.

Sé el cambio que quieres ver.

Fotografías: Ramseit Cairos – Camilo Allendes.Queremos parque

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula