Descubriendo la magia invernal en el portal de la Patagonia Argentina

Quizapu (17 de 21)

Buena temporada, mejor de lo que esperaba. Los frentes han hecho lo suyo y tienen la cordillera rebozada en nieve. El único problema: cuesta decidir a dónde ir, puesto que todo suena bueno, todo luce épico. El día en que caía uno de los frentes con mayor intensidad de nieve en Santiago, dejábamos la capital, esperando haber tomado la decisión correcta. En menos de un pestañeo, habíamos recorrido 850 kilómetros y estábamos sentados en la cervecería Kunstmann de Valdivia, haciendo hora para cruzar a nuestro destino final en Argentina.

La ruta hacia el territorio argentino

A primera hora del día, abandonamos la capital de la cerveza y viajamos 2 horas y media hasta el Paso Fronterizo Internacional Cardenal Antonio Samoré, conocido no solo por su exuberante belleza, sino que también por ser uno de los más estables durante el invierno, ya que es difícil que cierre por las condiciones de la nieve (y en esto , se diferencia del famoso pero no muy querido Paso Los Libertadores).

Pasado el primer control fronterizo entremos en tierra de nadie: son cerca de 10 km de un territorio sin ley, donde predomina el viento, la nieve y la soledad de unos paisajes petrificados en el tiempo. Mientras el auto avanza, la nieve caía de lado y las lengas acumulaban nieve hasta la última de sus ramas. Cruzando el segundo control nos recibió el Parque Nacional Nahuel Huapi, el más antiguo de Argentina y que está compuesto por 710.000 hectáreas emplazadas en dos provincias: Neuquén y Río Negro.Patagonia argentina
Este lugar no necesita presentación, su fama le hace honor a uno de los paisajes más impresionantes del mundo, atrayendo durante todo el año a miles de turistas en busca de los placeres que aquí pueden encontrar, en nuestro caso, se trata de la nieve. Nuestro plan era visitar los 3 centros de esquí repartidos en la zona, comenzando por el famoso Cerro Catedral en la ciudad de Bariloche, el Cerro Bayo en Villa La Angostura y Chapelco, a las espaldas de San Martín de los Andes. Teníamos una semana para invertir en la Patagonia y pretendíamos aprovecharla al máximo.

Cerro Catedral

Nuestro primer destino fue villa Cerro Catedral, hogar de famosos chocolates, perros San Bernardos y algunos de los mejores maestros cerveceros del continente. Pasamos aquí la noche, en un pequeño pueblito de montaña al que llegamos ya entrada la tarde. Al día siguiente parecía que nos tocaría un día nublado y con nieve, pero de a poco las nubes comenzaron a disiparse y dejaron al descubierto un cerro completamente nevado y listo para ser explorado.Quizapu (10 de 21)El plan siempre fue randonear, por lo que nos conseguimos un mapa del centro de ski y con la ayuda algunos lugareños, armamos nuestro plan de ruta. La idea era subir por unos travers inmersos en los bosques del centro de ski y llegar hasta el sector de “La Laguna”, una de las zonas fuera de pistas más clásicas de Cerro Catedral.
Toda esta zona no es muy alta: la base del centro está a 1.030 msnm y la cumbre a los 2.388 msnm. Por lo general siempre falta nieve en las partes más bajas, por lo que a ratos tuvimos que combinar caminatas con las pieles, para sortear algunos terrenos de pasto y tierra. Subiendo con calma, disfrutando del paisaje, la vista hacia el lago Nahuel Huapi y con tan solo algunos esquiadores que se cruzaban en el camino, nos topamos con un randonero solitario llamado Pablo, el que pese a vivir en Bariloche hacía varios años, nunca había visitado el lugar al que nos dirigíamos, por lo que se nos unió y continuamos la marcha.Quizapu (1 de 21) Quizapu (4 de 21)
A medida que subíamos y dejábamos el bosque atrás, la montaña se abría y el viento se apoderaba de la situación, causando estragos en las nubes, las que entraban y salían a su antojo, cubriendo y destapando a cada segundo las laderas del Catedral. Luego de aproximadamente 3 horas llegamos a nuestro destino. La vista que nos regalaba hacia el lago Nahuel Huapui y la panorámica de sus cerros era recompensa suficiente para ese día. Rápidamente el clima comenzó a empeorar, así que guardamos las pieles y nos preparamos para bajar, comenzando desde la parte más alta, donde predominan las rocas y los espacios abiertos, hasta el paso por bosques. En muchas ocasiones, éstos nos cerraron el descenso y tuvimos que sortear los árboles para no chocar contra ellos.Quizapu (6 de 21) Quizapu (8 de 21)

Cerro Bayo

Ya de vuelta en Villa La Angostura (a una hora y media de Bariloche), nos recibió Coti, nuestra amiga argentina y la anfitriona de nuestra estadía ahí, en una acogedora cabaña construida entre los bosques. Éste es uno de aquellos lugares que inmediatamente provocan admiración y que dan ganas de quedarse a vivir en él. Todo rodeado de exuberante naturaleza, lagos, ríos y una atmósfera de pueblo de montaña de antaño. En esta zona se encuentra Cerro Bayo, el centro de esquí más pequeño de la zona, al que ellos denominan como “boutique”, ya que vienen más lugareños que turistas, lo que es bueno porque el flujo de esquiadores es mucho menor al del resto.bayo_2 bayo_3
A la mañana siguiente y con el plan de salir nuevamente a randonear, el clima no daba tregua, la nieve caía a montones y el pronóstico tampoco se veía muy alentador, ya que anunciaba nevadas para toda esa semana y solo algunas ventanas en los próximos días. Lo bueno es que aquí los bosques funcionan como una especie de filtro, dejando pasar la cantidad de nieve justa y entregando un contraste perfecto, haciendo de este tipo de días prácticamente los mejores de la temporada.Quizapu (9 de 21)
Solo había que encontrar una buena pendiente por donde lanzarse. Entre dato y dato, subimos por el sector del bike park, lugar que el resto del año funciona como una increíble pista de mountainbike, pero que ahora era nuestra mejor opción para randonear. Hundidos hasta la cintura y con la nieve cayendo sin cesar sobre nuestros hombros, disfrutamos exageradamente cada segundo metidos en ese bosque. Luego de estar subiendo unas 2 horas y embobados por el paisaje blanco, sacamos rápidamente las pieles y nos preparamos para esquiar de vuelta. Ese día no disfrutamos mucho la bajada, ya que a esas alturas del día nos encontrábamos muy mojados y con algo de frió por toda la nieve que nos cayó durante la subida. Por lo mismo, volvimos el día siguiente, pero esta vez con mucho sol y el bosque saturado en nieve, lo que nos permitió subir y bajar un par de veces más, disfrutando nuevamente la oportunidad de rayar esos increíbles bosques.Quizapu (16 de 21) bayo_2 bayo_8

Chapelco

Se acercaba el momento de volver a Chile, pero no sin antes visitar el que fue elegido en 2016 como el mejor centro de ski de Argentina por los World Ski Awards. Chapelco se encuentra ubicado en la bella ciudad de San Martín de los Andes, a una hora y media en auto desde Villa la Angostura, en un trayecto que atraviesa la famosa Ruta de los 7 lagos, un serpenteante camino que no da espacio al pestañeo, por la exagerada belleza que asoma por las ventanas y que conecta los lagos Machónico, Falkner, Villarino, Escondido, Correntoso, Espejo y Nahuel Huapi, todos resultados de la metamorfosis glaciaria que hace millones de años experimentó la región.catedral -12catedral -9
Chapelco está emplazado en un lugar privilegiado, dueño de grandes montañas para esquiar, excelentes medios de elevación, pistas que se pierden en sus bosques de lenga y una impresionante vista panorámica hacia las cumbres de volcanes como el Lanín, Mocho-Choshuenco y Villarrica, repartidos entre los valles, ríos, bosques y lagos que se pierden en el horizonte.
La suerte nos sonreía nuevamente y nos regalaba un día perfecto con un cielo completamente despejado y nieve fresca recién caída de sus nubes. El ticket de elevación costaba $1.070 pesos argentinos ($40.000 pesos chilenos) y de promociones ni hablar, aquí no conocen eso. Pero bastó con subirnos a la góndola para saber que la inversión había valido la pena. Este lugar es literalmente impresionante, al punto de parecer estar hecho a mano. Era nuestra primera vez ahí; por lo tanto, no sabíamos muy bien a qué lugar apostar. Una vez en la cumbre, específicamente en el sector de Cerro Escalonado (1.980 msnm), conocimos a un lugareño llamado Oki, al que luego de hacerle algunas preguntas sobre la montaña se ofreció amablemente a ser nuestro guía y mostrarnos los mejores lugares para aprovechar toda esa nieve que había caído.catedral -13 catedral -16
Siguiendo su línea nos llevó al sector de La Pala, un alucinante fuera de pista (parte del dominio esquiable) que comienza en una sección expuesta, para adentrarse en los bosques y atravesar un entretenido -pero extenuante- boardercross natural que conduce nuevamente hacía las pistas. Así continuamos, una y otra vez, subiendo y bajando todo el día, acompañados de nuestro nuevo amigo que desinteresadamente se empeñaba en mostrarnos los mejores secretos de su montaña.
Ya finalizando el día, la guinda de la torta. Una última bajada al mejor fuera de pista de Chapelco que, protegido del viento, acumulaba la mejor nieve. Solo un único inconveniente: la vuelta había que hacerla a pie y subir durante 40 minutos una empinada ladera para poder volver a conectar con las pistas. El lugar se llama “Back Bowls” y se trata de una olla gigante con bajadas por todos lados y para todo tipo de niveles, desde recorridos fluidos para los que solo quieren surfear la nieve, hasta secciones de rocas para los que buscan un poco más de acción. catedral -19 catedral -29 catedral -35
Cerrando ese día, no podíamos estar más agradecidos de la semana que habíamos tenido en Argentina. El clima nos regaló los mejores días de nieve, ya fuera nevando o soleado. Las pieles en nuestras tablas nos abrieron paso entre sus cerros. Saboreamos la exquisita cerveza artesanal después de cada bajada y probamos los mejores cortes de asado argentino. Al final del viaje, lo que experimentamos no fue pena por tener que dejar el lugar, sino una sensación de ansiedad por saber cuándo sería la próxima vez que volveríamos a pisar esta tierra bendita de la Patagonia Argentina.Content-banner-INVIERNO

Rodrigo Matus

Rodrigo Matus

Fotógrafo Outdoor / Fundador y Editor General wkndheroes.com
Más artículos de Rodrigo