Disfrutar sin dañar: 7 consejos para ir a la naturaleza sin dejar rastro

sin rastro

Cada vez va más gente a las áreas silvestres y su impacto se está haciendo notar: desde basura hasta erosión, desde animales ahuyentados hasta contaminación. Ante esta situación, se han levantado programas educativos que llaman, precisamente, a minimizar nuestras huellas en la naturaleza.
La iniciativa busca acoplarse a la conservación de nuestro entorno natural, para poder apreciar su abundancia y riqueza con la menor intervención posible, es decir, el objetivo es aprender a convivir con el ambiente, no a costa de él o contra él. Por lo tanto, esto es algo que todo fanático trekkero, montañista, fotógrafo de la naturaleza, deportista outdoor y guardaparque debiera saber e incorporar al modo de un hábito: cuidar el medio ambiente, no dejando rastro alguno. La escuela norteamericana NOLS (National Outdoor Leadership School), presente en Chile desde 1989, ofrece cursos, charlas y manuales en esta línea y brinda, también, la posibilidad de certificarse como “Monitor No Deje Rastro” del programa internacional Leave No Trace. En las clases y salidas a terreno, se aprende a interpretar la vida en el entorno natural, técnicas para minimizar el impacto y, también, liderazgo al aire libre.

El programa consta de una serie de principios; todos redundan, de una u otra forma, en “crear conciencia” acerca del cuidado del medio ambiente, el respeto por los otros seres vivos y un contacto criterioso con ellos. Es decir, se trata de una filosofía de ética ambiental. A continuación, un resumen de los puntos enunciados por NOLS:

1.- Planificar y preparar la excursión con anticipación. Esto incluye: informarse acerca del lugar, sus condiciones y clima; considerar el tamaño del grupo, el equipo y la alimentación necesaria; tomar medidas con respecto a la basura.

2.- Viajar y acampar sobre superficies resistentes. No pise las zonas frágiles, los musgos, las plantas con tallos quebradizos, las zonas en recuperación, las vegas y humedales. Desde luego, sólo se podrá desplegar una carpa en un sitio establecido por la autoridad y sólo se podrá transitar por los senderos demarcados (esto, especialmente dentro de los Parques y las Reservas Nacionales). Así se evita, de paso, una mayor erosión. En caso de que se encuentre fuera de un parque, camine por áreas ya claramente afectadas por la presencia del hombre y con la menor vegetación. Por lo demás, hay que cuidar en no contaminar los cursos de agua. Tampoco modifique el terreno (“los buenos sitios de campamento no se hacen sino que se encuentran”), no arme fogatas y si halla basura, recójala y llévesela consigo. Deje el lugar siempre tal y como lo encontró.

3.- Hacerse cargo de los deshechos. Este principio se despliega de manera doble: “lo que lleve, regréselo” y “disponga de la manera más apropiada de los deshechos que no puede regresar”. Respecto a la basura, un buen tip es dejar todos los envoltorios en casa (de paso, reduce el volumen y el peso de lo que tiene que cargar en su mochila). Pero incluso los desechos orgánicos no pueden ser arrojados simplemente al ambiente, porque resultan ajenos al ecosistema, porque podrían llevar a un desbalance (por ejemplo, a una proliferación de ratones o insectos) y dar lugar a especies invasoras. Los excrementos humanos pueden quedar bajo tierra, en un ambiente expuesto al sol y con harta materia orgánica, para su rápida degradación. NOLS incluso considera dejar el papel higiénico y cubre esa necesidad reemplazándolo por hojas, nieve o piedras.

4.- Respetar la vida silvestre. Esto va mucho más allá de no salir a cazar animales (a no ser de que se tenga un permiso especial): hay que prestar atención a sus corredores naturales y no interferir sus caminos; viajar en silencio y observarlos desde lejos; jamás alimentarlos; no destruir su hábitat; no llevar las mascotas (perros y gatos) a los ambientes naturales; no contaminar las aguas (ni con pasta de diente o jabón); usar bloqueador solar biodegradable; no comprar recordatorios elaborados a partir de animales (como lo son, por ejemplo, las guitarras que utilizan partes de armadillos, las joyas con dientes, decoraciones con plumas o cremas en base a grasa animal, etc.).

5.- Minimizar las fogatas. Utilice sólo su cocinilla (anafre) y en espacios demarcados para ello. En caso de que tenga que prender fuego por alguna razón de emergencia, tome en cuenta hacia dónde sopla el viento y evite, a toda costa, un incendio forestal. Recoja sólo leña seca y muerta, tirada en el suelo, y de preferencia, trozos pequeños de madera. Cuidado con el hollín, que se podría impregnar en rocas u otros elementos del entorno. Al apagar el fuego, no deje rastro de la fogata.

6.- Dejar lo que uno pudiera encontrar. No sólo se trata de no alterar el paisaje, sino de mejorarlo, de dejarlo en un mejor estado. Es decir, llévese todo rastro de basura y/o fogatas. No recoja las flores ni arranque planta alguna. Tampoco destruya los sitios arqueológicos ni remueva las construcciones históricas.

7.- Considere a otros visitantes. Todos quieren disfrutar en la misma medida que usted: sea cortés, pero también advierta a las personas en caso de que observe prácticas indebidas. También debe bajar el ruido, evitar molestar a sus congéneres y ser respetuoso con los encargados del lugar.

Para una información más detallada, revisa la página de NOLS.
araña wkndlagarto negro wknd

Fotografías por Francisca Sofía Hernández Busse

Francisca Hernández

Francisca Hernández

Cursando la fase final del programa de Doctorado en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Casada y madre de 2 hijos pequeños. Deportista desde muy joven, se ha dedicado en los últimos años al running, trail, trekking y montañismo, aventuras que disfruta con sus amigos y su familia.
Más artículos de Francisca