Don Puelche, aquel extraño viento del Este…

puelche

De pronto viene, el viento catabático, aquel que nace de un enfriamiento de aire en el punto más alto de los valles andinos… Seco, cálido y muy loco, el Puelche es el viento que sopla en el sur de Chile y que proviene de la cordillera de los Andes, avanzando hacia los valles. De hecho, puelche, un nombre en mapuzungún o mapudungún significa “gente del Este”. En verano nos preparamos para salir, salir de nuestros lugares comunes, romper rutinas, tomar la mochila y elegir un destino donde disfrutaremos de nuestro tiempo libre. Verano es sinónimo de calorcito, sol, sandalias, ropa liviana, playita, lagos, relax, sin embargo y pese a que igual en el centro sur de nuestro país hace bastante calor, suceden cosas, cosas a las que no estamos acostumbrados y quizás nunca lo estaremos. Si vamos frecuentemente a la playa, a la costa del océano pacífico, siempre sentiremos viento, puesto que el viento “normal” y recurrentemente viene del Oeste, osea desde el mar, entonces es habitual que sea muy ventoso, un viento húmedo, fresco que conocemos como la “brisa marina” y que es tan agradable a los sentidos.

Ahora, si nos vamos hacia nuestra preponderante cordillera, las cosas cambian. Varias fallas y levantamientos geográficos hacen que el viento del mar venga mucho más suave y otros fenómenos se den. Uno de esos es aquel extraño viento del Este que nos visita de vez en cuando en la zona sur-este de nuestro país, un viento travieso que bota árboles, vuela techos, levanta faldas, cambia el tiempo y causa estragos, pese a que su visita no dura más de tres días. Nunca. Se dice que si el puelche viene por un día, entonces la lluvia posterior es segura. No hay dudas. Ahora si son tres días seguidos de este intenso viento que parece que viniera de todos lados, entonces nada cambiará, solo anda de paso para que no lo olviden…

Pero, qué es? cómo se forma?

Cuando el viento que viene del otro lado de la cordillera sube hasta las cumbres para traspasarlo, este se enfría provocando que su densidad aumente, por lo que se irá hacia abajo por su peso y a la vez, se irá calentando. Es por eso que lo percibimos cálido.
El Puelche es cosa seria, sobre todo si no estás acostumbrado a él. Dormir en la noche con tanto ruido, el violento movimiento de los árboles, las casas sonando por completo, etcétera. Y más aún en la montaña, que si decides subir a alguna montaña en días de puelche, debes estar preparado para las fuertes y repentinas ráfagas, encordarte, hacer algo al respecto.

Quizás has oído hablar del Raco, un viento de similares características que se siente en el Cajón del Maipo; o el Zonda, lo mismo pero en Mendoza. El Puelche es uno de ellos, misterioso e impredecible. Si visitas el sur, espero que tengas la suerte de conocerlo en persona, pues nada de lo que te cuenten se comparan con el hecho de experimentarlo en carne propia.

Y qué hago si el puelche viene cuando estoy acampando?
Si decides venir al sur de Chile y conoces a don Puelche, debes tomar en consideración estos consejos:

– Ubica tu carpa en un lugar protegido del viento, pero no pienses en árboles muy altos o muy viejos, pues el viento es tan fuerte que a veces los bota. Procura que tu carpa quede bien estirada y pone las estacas inmediatamente.
– Elige la media tarde para armar tu carpa, ya que es el momento que menos puelche se siente. Por la mañana y por la tarde se sienten más fuerte.
– Si vas a andar en bicicleta, mira bien la ruta y las condiciones físicas de todos, pues pedalear con puelche en contra (y en subida ¡uf!) es doble y hasta triple esfuerzo. Si puedes cambiar la cicletada para otro día, mejor.
– El puelche es un viento cálido, pero en la noche se puede poner muy fresco. Nunca olvides tu cortaviento por muy cerca de los 35º que esté el termómetro el resto del día.
– No hagas fuego en Parques, reservas, u otros sectores con alto peligro de incendio. El puelche es un graan activante de los incendios forestales, ya que levanta las llamas y las propaga, aumentando las dificultades para apagarlo.
– Lleva siempre tus lentes de sol y/o buff. A veces se levanta tanto mucho polvo que se mete por todas partes.
– Elige un lugar al que puedas llegar pronto al río, como se presenta con altas temperaturas, lo necesitarás.
– Y por último, ¡disfrútalo! el puelche es adrenalínico, incontrolable e impredecible, hay que agradecer experimentarlo.

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y trato de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula