El gigante accesible: Trekking por los Himalayas

Himalayas

Para toda persona amante de la naturaleza y de la montaña, tener el privilegio de poder visitar Nepal es algo increíble. Vivir en en carne propia las mismas tierras donde grandes montañistas y deportistas han pasado o actualmente pasan intentando hacer cumbre en la montaña más alta del planeta, esas montañas que han inspirado las más grandes hazañas y que han sido testigo de tantas aventuras que han emprendido soñadores, de éxitos y fracasos de expediciones enteras, Nepal es un país con mucha historia que contar.
El vuelo de Air India aterriza por fin en el aeropuerto internacional Tribhuvan de Katmandú, después de haber tenido un corto y caótico encuentro con la realidad de India, deseaba con mucha fuerza estar en un lugar más tranquilo, esperaba que Nepal pudiera entregarme esa tranquilidad que a esa altura del viaje necesitaba. Y así lo hizo, ese país atrapado geográficamente entre dos grandes potencias, mezcla de grandes influencias culturales y dueño de escenarios naturales sin comparación en realidad me encantó desde el primer momento.
La finalidad principal de visitar este país, aparte de tramitar la visa prolongada de India para lo cual necesitaba una semana de espera, era realizar un trekking, el famoso trekking del Everest base camp, considerado uno de los más lindos del mundo. Fue así como una vez instalada en Thamel salí a ver las posibilidades de hacerlo, luego de averiguar y conversar en varios lados, decidí tomar un tour y no arriesgarme considerando que estaba sola. Tomé el tour con la agencia Green Valley Nepal, totalmente recomendada por cierto. La idea inicial era comenzar la caminata el día 12 de septiembre, para así estar para el 18 de septiembre plantada con mi bandera chilena en frente de esos colosales celebrando el bello desafío.DSC02395Nos pasaron a buscar el día acordado y el tiempo no acompañaba mucho. Una lluvia me despertó y nos acompañó hasta el aeropuerto. Nos encontramos con los vuelos cancelados por el clima. Considerando que debíamos tomar una avioneta hacia uno de los aeropuertos más peligrosos del mundo, tener una ventana de buen tiempo era esencial, por lo cual tuvimos que esperar con mi compañero de trekking Darren (un chico de Singapur que había contratado el trekk en la misma agencia) hasta las dos de la tarde, momento en el cual anunciaron que los vuelos estarían suspendidos definitivamente por ese día, que deberíamos intentarlo al día siguiente, donde se repitió exactamente lo mismo. Al tercer día de intento conversé con Darren y decidimos que sería el último intento, si no podíamos tomar la avioneta ese día deberíamos considerar otro trekking. El día comenzó con la misma lluvia y a eso de las 10 de la mañana una ventana de buen tiempo apareció, anunciaron la salida de algunas avionetas y felices pescamos nuestras mochilas y nos acercamos a la puerta de embarque. Un carrito pequeño nos acercó a la avioneta, frente de mi estaba el mismo modelo de turbohélice Dornier que 4 años antes se había estrellado en la misma ruta, una avioneta que se veía antigua, pero no había más remedio que confiar en que todo saldría bien y llegaríamos sanos y salvos al aeropuerto Edmund Hillary de Lukla para comenzar nuestra aventura que describo a continuación.DSC02206Content-banner-INVIERNO

Día 1. Vuelo de Katmandú a Lukla. 14 de septiembre.

Inicio de trekk: Lukla (2850 m) a Phakding (2656 m) 3 hrs. caminando, 7,5 km distancia, 230m desnivel. Tiempo real (tiempo que nos demoramos nosotros): 2 horas.
Por fin luego de 3 días estando en el aeropuerto desde las 6 am hasta las 14 pm, pudimos tomar la avioneta a Lukla, los días anteriores habían estado nublados lo que no permitía el despegue y los vuelos fueron cancelados. El vuelo toma alrededor de entre 30 a 40 min. Nosotros volamos en Sita Airlines, en avionetas antiguas con máximo de 12 pasajeros. Al momento de llegar a Lukla, estaba esperando un grupo grande de guías y porter locales, que llevaban de igual manera 3 días esperando por sus clientes, antes de ir por mi mochila ya se había presentado ante nosotros Sange, el chico que sería nuestro guía a lo largo de todo el trekk. Fuimos a tomar desayuno y luego partimos el trekking hasta Phakding, el camino era simple para un primer día, casi pura bajada, ideal para empezar a calentar motores, ya nos empezábamos a adentrar entre las montañas y el paisaje verde, el sonido del río y cascadas que nos acompañaba cada día ya te hacía alucinar.trekking himalaya

Día 2. De Phakding a Namche bazar. 15 de septiembre.

Trekk Phakding a Namche bazar (3440 m) 6 hrs. caminando, 10 km distancia, 830 m desnivel. Tiempo real: 2:20 hrs. hasta Jorsalle, almuerzo y descanso.
Desayuno 7:30, inicio caminata 8:15, llegada a Jorsalle 10:35, reinicio caminata 11:30 llegamos a Namche 13:50. Total de caminata 4:40
Iniciamos la caminata y el camino fue sencillo, a pesar de que en promedio son alrededor de 7 horas considerando caminata lenta y tranquila, con mi compañero llevábamos buen ritmo y lo pudimos hacer en menos tiempo. La única parte más exigente es la subida final antes de llegar a Namche bazar, ya que el 90% del desnivel total se hace en ese tramo, cruzamos los 5 puentes sobre el río y por último el más alto y famoso, puente Edmund Hillary. Ascenso, ascenso, ascenso para llegar a lo que es el pueblo más grande y abastecido de toda la ruta. Primera y única parada de aclimatación. Era un pueblo de casas coloridas ya ubicado a los 3440 metros, por lo cual la vista en días despejados era realmente preciosa.

Día 3. Aclimatación y descanso en Namche. 16 de septiembre.

Visitamos el museo para lo cual solo es una caminata de 20 a 30 min y luego el Everest View point a 3800 m. Nos llevó alrededor de 1 hora llegar ahí. Con buen tiempo se tiene la primera vista al Everest desde lejos y es famoso por ello.
A mi criterio con este día de aclimatación es suficiente para ir acostumbrando tu cuerpo a la altura y para tomar un primer descanso. Aprovechar de comprar las últimas provisiones si es que hace falta algo, además hay conexión de wifi gratis en las hostales, cafés, tiendas y el último cajero automático.DSC02411

Día 4. De Namche bazar a Tengboche. 17 de septiembre.

Trekk Namche bazar a Tengboche (3860 m) 5 hrs. caminando, 8,5 km distancia, 410 m desnivel.
Inicio de caminata a las 7:30.
Llegamos a Tengboche a las 13:40, por lo cual fueron 6 horas de caminata, pero con un inconveniente en el camino que nos retrasó, perdí la billetera, y la única explicación es que del cansancio no me di cuenta si se cayó al sacar la cámara o el agua, perdimos una hora buscando. Me quedé sin tarjetas y sin plata, ahí en medio de los Himalaya, pero bueno, no sacaba nada con amargarme el viaje, la realidad era una sola, estaba sin señal y me venían 7 días de caminata por delante. El camino fue de subida saliendo de Namche, luego plano a una altura aproximada de 3600 m, el camino está bien marcado y bien transitado. Bajamos luego hasta los 3200 m donde nos detuvimos a almorzar antes de la gran subida antes de llegar a Tengboche. Después solo fue subir y subir hasta los 3800 m, a mi juicio fue la subida más larga y más pesada, eran alrededor de una hora y media subiendo, llegando a Tengboche y superando esa subida. Exceptuando a cómo se acostumbre tu cuerpo a la altura, probablemente no tengas problemas en el resto del camino. Tengboche es una parada increíble, ahí se encuentra el templo budista más grande de todo el camino, puedes entrar a visitarlo y ver a los monjes que viven ahí.
Por mi parte, Sange me prestó su internet para mandar un correo al banco avisando del extravío de las tarjetas, el tema del dinero (me había quedado sin ninguna rupia) lo vería al llegar a Katmandú.DSC02671

Día 5. De Tengboche a Dingboche. 18 de septiembre.

Trekk de Tengboche a Dingboche (4410 m) 6 hrs caminando, 11 km distancia, 550 m desnivel.
Partimos a las 8:20 y llegamos a las 12:50. Primer break para un té en Pangboche 3990 m, luego almuerzo en Samora. Tiempo real 4:30. El camino es media hora de bajada, plano, cruzar el río, subida de 1 hora, plano y subida final. Es mejor que el camino a Tengboche, es realmente sencillo, no tiene mayor dificultad más que la distancia ya que se va ganando altitud con subidas pequeñas intercaladas con planicies que no requieren mayor esfuerzo físico. El cielo era el mismo que nos venía acompañando desde un comienzo, mayoritariamente nublado, yo lo único que pedía era que se despejara aunque sea unos minutos para poder ver algunas montañas, esas tan famosas y hermosas que venía buscando. No pudimos ver nada, pero sabíamos que estaban ahí, justo en frente de nosotros, solo que ocultas tras esas capas de nubes insistentes.

Día 6. De Dingboche a Lobuche. 19 de septiembre.

Trekk Dingboche a Lobuche (4940 m), 12 km distancia (aproximado), 500 m desnivel.
Aquel día nos despertamos con los gritos de uno de los guías de otro grupo, ¡Wake up, wake up, the sky is clear, the mountains are visible now! gritaba el guía, eran las 5:30 de la mañana y hacía mucho frío, pero eso no importó. De la emoción me puse solo las sandalias, pesque la cámara y salí corriendo. Mis ojos se abrieron de asombro, de felicidad, casi como hipnotizada; con un cielo totalmente despejado, ahí estaban por fin, las montañas, esas hermosas montañas, de cumbres nevadas, de formas perfectas, como el popular Ama Dablam o Island Peak entre otros, nos olvidamos del frío, de la hora y nos pusimos a hacer unas fotos con mi compañero.
El guía quería hacer un día de descanso más en Dingboche como aclimatación, pero la realidad era una sola, con la inestabilidad del tiempo, debíamos aprovechar la ventana de buen tiempo, le pregunté a Darren cómo se siente, me dice que bien, le propongo seguir y acepta, así que tomamos el desayuno y seguimos el camino hacia Lobuche.
Partimos a las 8:00 y llegamos a las 12:20. El camino es sencillo hasta Thukla, lugar donde se encuentran un par de refugios antes de una subida difícil de 300 metros (parada en Thukla para un té 10:30) y luego continuamos la caminata. La altura ya se sentía y hacer esos 300 metros ya te exigía un poco el cuerpo, una vez arriba el camino es plano hasta Lobuche, fue un total de caminata de 4:20 hrs.

Día 7. De Lobuche a Gorakshep. 20 de septiembre.

Trekk de Lobuche a Gorakshep: 4,3 km distancia, 230 m desnivel. El camino a Gorakshep es sencillo, y la mayor dificultad es la altura. Antes de llegar a Gorakshep hay dos o tres subidas cortas, pero sí hay algo que te da energía para seguir, a lo lejos aparece por fin la frontera natural con China o específicamente con el Tíbet. Una cadena montañosa, Pumori, Nupse, Everest, Lothse, esas montañas que inspiraron películas, libros y documentales, esas montañas que han inspirado a grandes montañistas a emprender grandes proyectos y expediciones, esas montañas que guardan para ellas un sinfín de historias, así que a esa altura el cansancio daba lo mismo, ya no quedaba nada para llegar al campo base, sin duda la decisión de haber seguido el camino había sido acertada, ya que el buen tiempo aún nos acompañaba y las vistas eran tremendas.
Partimos a las 7:30 desde Lobuche, llegamos 10 aproximadamente a Gorakshep, almorzamos, arreglamos las cosas y partimos. De Gorakshep se continúa para explorar Everest base camp (5140 m), que son 3,6 km de distancia con 224 m de desnivel. Llegamos de vuelta a las 13:30 a Gorakshep, por lo cual el tiempo real de caminata para ese día fueron de 6 horas. Tuvimos una suerte muy grande ya que llegamos al campo base, nos maravillamos con las vistas, tomamos las fotografías respectivas y no pasaron más de 5 minutos antes de que el cielo se cerrara completamente y comenzara a granizar, llover y nevar, el mal tiempo había regresado, pero yo no podía más que sentirme afortunada ya que esas montañas me permitieron verlas y llegar hasta ahí. Lamentablemente, los que el día anterior tomaron la decisión de descansar en Dingboche un día más no tuvieron la misma suerte, ya que cuando nosotros ya comenzábamos el descenso ellos se toparon con la tormenta de frente y no pudieron tener esas vistas. Lo que deja una enseñanza, de saber leer el tiempo y las oportunidades, la opinión del guía por supuesto es importante, pero no debemos olvidar que la opinión y el conocimiento de uno también es importante, los guías son personas de gran conocimiento, capacidad, muy gentiles y educados, pero también se les paga por día de trabajo por lo cual una invitación a descansar un día más siempre será sugerido porque será un día más de paga. Pero escuchan también muy respetuosamente la opinión de los clientes y conjunto con Sange decidimos seguir, de haber aceptado la sugerencia del guía, sin más ni menos, habríamos visto absolutamente nada. DSC02663DSC02679

Día 8. De Gorakshep a Pheriche. 21 de septiembre.

Trekk Goraksep a Pheriche, casi 800 m de desnivel. Habíamos completado entonces la gran meta, esa que me parecía lejana, un gran sueño ya estaba cumplido y me sentía tan feliz que ya nada importaba. Creí antes de partir que lo haría apenas o que llanamente no podría, pero lo hice, el dolor de piernas de días ya era parte de mi, pero no importaba, seguía y la verdad es que ya en la ruta misma me dí cuenta de que era más sencillo de lo que pensé y de que estaba en mejor condición física de lo que imaginaba. Otra lección más, simplemente creer más en uno, a veces te sorprendes. Comenzamos el descenso con una parada en Lobuche para un té, luego en Thukla para almorzar. El total de caminata para ese día fueron de 5 horas. Partida a las 8:00 y llegada a las 13:00. Todo el camino fue nevando, ya que la tormenta y mal tiempo que se había desatado el día anterior estaba en todo su esplendor. Luego, desde Thukla, fue pura lluvia hasta Pheriche.

Día 9. De Pheriche a Namche bazar. 22 de septiembre.

Fueron alrededor de 6 horas de caminata, subiendo y bajando montaña, aunque debo decir que la bajada luego de Tengboche es la más dura especialmente para las rodillas.

Día 10. De Namche a Lukla. 23 de septiembre.

También fueron de entre 5 a 6 horas.

Día 11. Vuelo a Katmandú. 24 de septiembre.

Estábamos esperando nuestra avioneta y justo cuando le tocaba salir a la nuestra, el aeropuerto canceló los despegues por las condiciones climáticas. Tuvimos la suerte de que un guía de otra empresa, que había hecho toda la ruta al mismo tiempo que nosotros ya nos ubicaba, así es que se consiguió que un helicóptero que iba vacío a Katmandú los llevara a él y a su cliente, le sobraban dos puestos en el helicóptero así que nos invitó a Darren y a mí a irnos con él, gracias a su amabilidad llegamos por fin a Katmandú.DSC02406

Datos:

  • Decidí tomar el tour finalmente porque iba sola y no conocía la ruta, solo por prevenir, lo tomé con la agencia de Green Valley Nepal, muy recomendada, los chicos muy simpáticos y correctos con los tiempo y con el dinero. Conviene más tomar el tour una vez que llegas, ya que de todas formas saldrá más económico comparado a una reserva por internet.
  • ~ 1050 dólares trekk > 2 días menos, 90 dólares de vuelta = 960 dólares (incluye, guía, porter, alojamiento en los refugios del camino con piezas individuales, 4 comidas al día, permiso para la reserva Sagarmatha y permiso de trekking, seguro para guía y porter, traslado al aeropuerto )
  • Sin embargo, ahora que ya sé que no es tan terrible como pensaba, es necesario decir que se puede hacer sin problema por cuenta propia y sin agencia, ya que el camino es muy demarcado y transitado, imposible perderse y tan turístico que en temporada alta podrías pedirle ayuda a cualquiera.
  • El valor de la avioneta es de 150 dólares en promedio, quizás con tiempo se puede encontrar una opción más económica. Es ultramente necesario comprarlo con flexibilidad de cambio, ya que con la inestabilidad del tiempo nunca se sabe. Hay, si no me equivoco, 4 agencias que operan este trayecto y por lo que vi Buda air es el que tenía avionetas más nuevas y en mejores condiciones.
  • Una vez llegados a Katmandú, deben dirigirse a Thamel,(no pagar más de 700 rupias) que es el barrio turístico de la ciudad, un lugar llenísimo de tiendas de ropa y equipo de montaña, hostales y hoteles, agencias de turismo, casas de cambio y lugares para comer. Si quieren hacer la ruta solos, pueden ir a algunas agencias a preguntar cómo es el tour, ellos te lo explican absolutamente todo por lo cual te dejarán más claro aún. Puedes comprarte un mapa de la ruta que lo venden en todos lados y tramitar también los permisos por tu cuenta, para lo cual no necesitas más que tu visa, foto y pagar la tarifa.

Puede que esta aventura comparada con las grandes expediciones que hoy hacen cumbre en el Everest quede pequeña, pero este era mi trekking, el de una persona normal acostumbrada a subir solo las montañas de los Andes chilenos, este era mi primer acercamiento a esas hermosas montañas, este fue sin duda alguna uno de los mejores momentos de mi viaje completo, no pude más que apreciar, respirar y agradecer el poder encontrarme ahí.

Natalia Acha Godoy

Natalia Acha Godoy

Matrona de profesión, amante de los viajes , naturaleza, los libros y los deportes outdoor. Mi mayor título es haber dado la vuelta a la circunferencia terrestre , sola y por mis propios medios.
Más artículos de Natalia