Emilio “Dedos Finos” Huerta, deporte y sustentabilidad que marcan su propia huella

milo punta

Recuperar tablas que ya estaban destinadas a estar en la basura para correr olas gigantes, tener un tour operador de deportes outdoor nacional llamado Superfun, y una familia junto al mar que reduce al máximo su huella sobre el planeta, son algunas de las características que nos llamaron la atención de “Milo”, un surfista libre que destaca por su estilo de vida, aporte que hace al medio ambiente y el turismo aventura en Chile. Conversamos con él acerca de sus proyectos, acciones a futuro y metas a corto plazo, conoce más de Emilio Garcia de la Huerta en la siguiente entrevista.

Cuéntanos un poco de ti, ¿A qué te dedicas?

Soy surfista principalmente, es por lo que he trabajado muchos años en distintas cosas para llegar a lo que estoy hoy día, ser surfista libre. Vivo pendiente de los reportes, de las mareas, y en todos los intermedios aprovechó de ponerme al día con la familia, el trabajo, y mis proyectos personales, que todos apuntan a la misma cosa en realidad, a vivir al ritmo de la naturaleza. Reparar todo lo que sea posible, menos la muerte.

 ¿Cuales son tus disciplinas outdoor favoritas y porque?

La montaña tiene una relación conmigo muy fuerte, pero los bosques y el mar se llevan mejor conmigo. Mi vida ha fluido hasta ahora de una forma media oportunista, crecí en un parque fuera de Santiago, trepando árboles, haciendo carreras de barquitos en las acequias, y sobre todo compartiendo con mi familia de sangre y con la del cuidador del campo; con ésta aprendí a arreglar juguetes desde muy chico, hacer hondas para tirar piedras, aprendimos a entretenernos con lo mínimo. Con mi primer amigo, el Nano Ortiz, competimos apnea en la alteza que su mamá refregaba calcetines, todo era outdoor, construímos clubes bajo tierra, arriba de árboles, entre bosques de bambú, arriba de panderetas, jugábamos a los comandos… o sea es una cosa que para mí es innata, o que desarrollé desde muy pero muy chico. Luego a los 6 años, mi familia migró a la ciudad, entré al colegio, y siempre fui un pez fuera del agua hasta que entré a estudiar Ecoturismo, ahí me creí el cuento a fé ciega, descubrí el montañismo mientras cada vez que podía surfeaba, con apoyo de la Universidad en la que lideraba la Rama de Surf. Por cosas de la vida he alternado la escalada con el Surf y al medio está el Yoga. Cuando los oídos me pasaron la cuenta empecé con todo a escalar, según Dean Potter, yo escalaba realmente rápido, “freakin real fast”! Pero por un accidente de mi hermano le puse freno a esa adrenalina que te absorbe cada vez más. Al mismo tiempo, me operé los oídos y volví al camino del surf que había iniciado unos 15 años atrás. Sin duda, la variedad de disciplinas te da mejor cabeza, y el yoga te desbloquea las limitaciones físicas y mentales.Milo recicla

¿Que te llevo a comenzar con tus proyectos de escuela Superfun, reciclaje de tablas y correr olas grandes?

Partí Superfun Outdoor, el año 2013, ofreciendo recorridos en kayaks, cabalgatas, interpretación ambiental, un turismo relativamente lujoso pero rápidamente empezaron a preguntar los clientes por qué no enseñaba lo que mejor manejo, el Surf, así que me asocie con algunas escuelas para proveer buenas experiencias, hasta que hace alrededor de un año me hice de suficientes equipos y permisos para trabajar independiente. Respecto de las tablas, siempre tuve la inquietud, mi hermano al mismo tiempo que me llevó a surfear las primeras veces a Matanzas, Puertecillo y Punta de Lobos, me enseñó a preparar resina y el trato era que; yo le arreglaba la tabla, y me llevaba a la playa. Al mismo tiempo, empecé a cachar que una tabla partida no valía nada, al contrario, es un residuo tóxico que lo ocupan para hacer adornos, o para aislar casas, o lo arreglas para correr olas, pero los materiales son tan caros que no me cabe en la cabeza que una tabla partida se vaya a un basural o al mar. Entonces, iba a la casa de alguien, agarraba 3 o 4 tablas partidas, me las llevaba, y el trato era; arreglo las 4, me quedo con 2 o arreglo 3, me quedo con una, entrego la otra arreglada y la tercera queda 50/50 en la playa para que la pueda usar cuando vaya. En la época de la revista marejada, puse un aviso: “Emilio dedos finos” que el publicista Rodrigo Montalva me sugirió, y durante muchos años me financié las vacaciones con mis talleres, nunca supe cobrar bien por lo que hoy lo hago sólo como una motivación personal. Siempre tuve el modelo de Martín que fue pionero en las olas grandes en Chile, mucho antes de las 10 pies, y harto antes que existieran los chalecos o las motos en el mar, el año 97´se trajo un gun 8,5 de Puerto Escondido, y al momento que apenas me paraba en la tabla ya quería correr lo más grandes posible. Era una cosa existencial, se arriesgaba la vida y todas tus capacidades al 101%. Pero debía pasar primero por el proceso, de aprender la disciplina, y me caí muchas veces porque es física, se aprende paso a paso como las matemáticas. Hubo una sesión que me pegué un gran salto, en Villa Alegre, el año 2000 o 2001, y fue porque el mar venía creciendo y al medio día se me rompió mi tabla que era una 5,10, la primera que shapeó Marcel Charrier, entonces volví a la carpa medio frustrado y mi vecino Lixium me dice, tengo una 7,2, anda al agua! Ahí caché que podía posicionarme 50 o 100 metros más atrás que todos, dropear la ola con inercia y seguridad, y ese día creo que agarré todas las olas buenas que entraron, al menos las 10 más grandes de la sesión, y no hice ningún corte, pero estaba, fue de esos días que te cambian la vida. Luego de eso, ha venido un proceso de 20 años en que a la hora de ir por una bomba todo importa, el equipo, las finanzas, la familia, el entrenamiento, un buen descanso, el día a día.milo clases

¿Cuales han sido las mayores barreras que has tenido que superar para sacar los proyectos adelante y cómo las has sobrepasado?

La mayor quizás, ha sido la duda si es que tengo o no dedos para el piano. Cuando dudas, transmites esa energía a los que te rodean, a los demás surfistas, a las marcas y a los medios. Incluso he tenido pánico escénico durante muchos años, de ser super estrella un día y a la hora de competir bloquearme, respirar mal, pensar de todo, hacer todo mal pensando que los demás se van a reír si doy jugo, o querer ganar sin haberme preparado lo suficiente… y lo he superado solamente con la práctica, y la constancia, seguir dándole, año tras año, sesión tras sesión, cada vez mejor y más maduro mentalmente.

¿Has tomado acciones para aportar lo tuyo a esta nueva cultura outdoor, cada vez más consciente con el cuidado del medio ambiente?

Absolutamente! tras el proceso, y sobre todo la búsqueda de saber quién es uno mismo, dada mi trayectoria de vida, y algunos fracasos rotundos y necesarios… Me di cuenta que lo mío es entregar mi experiencia a los demás, me he especializado y he practicado muchas horas de interpretación ambiental en todas las excursiones que guío, ésta se basa en entregar información fidedigna de la naturaleza de forma fácil y atractiva, llamando a la audiencia a su protección activa. Pablo Sepúlveda, el primer año de Ecoturismo, iba recogiendo papel higiénico todo el camino en las salidas a terreno, y nos enseñó una sola cosa ¨pensar en global, actuar en local¨, y eso lo he tratado de hacer todo este tiempo. Esto ha significado dedicarme a la educación, el ecoturismo es una herramienta de cambio, el emprendimiento es una herramienta de cambio social, y el surf es un escenario perfecto; las playas son perfectas para convocar personas a limpiarlas. Pichicuy ha sido un ejemplo, fuimos a reuniones con los ministerios, pedimos facturas de la empresa de aseo, fuimos a la municipalidad de la ligua, generamos ruido y hoy es un bien nacional protegido. Definitivamente mi vida se trata de eso, de hacer despertar a los demás, y me pueden decir que tengo mal de Diógenes, que estoy yéndome al extremo, pero no me importa nada, yo vivo así porque quiero, porque de otra forma no podría dormir. Nadie se hace millonario haciendo ecoturismo, pero sí nos podemos acercar a una sustentabilidad genuina, de producir alimentos sanos, de vivir tranquilo.

Milo Ceremonial

¿Que opinas del desarrollo de los deportes outdoor en Chile?

¡Es buenísimo!, me encanta ver que los esquiadores están aprendiendo más de montaña, que los escaladores están aprendiendo a surfear… Es una cosa que se veía venir hace rato, teniendo el país que tenemos, que tiene todo menos trópico. Siempre existe el dilema de cómo la Big Data puede tergiversar la realidad en función de lo que quieren los mercados, también existe la masificación de los deportes y eso afecta a los lugares donde se desarrollan, muchas veces pagando justos por pecadores como en el caso del Arrayán, los lugares cambian cuando se masifican, y es inevitable, querer frenarlo es como querer que el sol gire para el otro lado, personalmente prefiero y acepto las cosas como son, como oportunidades de aprendizaje. Incluso prefiero en ocasiones ver gente botando basura e ir al borde de su carpa a recogerlas sin decir nada. Otro tema es la publicidad de éstos, a eso me refiero con la tergiversación, pero a su vez, esto permite a algunos deportistas vivir del deporte, y dedicarse por completo. Imagínate, las marcas venden tal cantidad, reinvierten un poco en marketing, y esto les trae ventas, lo que permite que el deporte siga creciendo, y se canalice respetuosamente. Hoy en día pocas marcas apoyan iniciativas que sean puro ego, que no tengan educación social y/o ambiental y eso sí que me gusta. Me gustaría que así como se compró Punta de Lobos, filántropos y marcas compre el Arrayán y se transforme en una reserva privada, pública y público-privada de acceso público.

Milo revivió una tabla que estaba en la basura y con ella corrió una de sus mejores olas el 2018, con la que fue nominado en la Ola del año.

 Esta es la ola y la tabla:


Aquí la tabla y su proceso de reparación:
tabla milotabla milo 2 tabla milo1

¿Qué planes tienes pensado en el corto plazo para tus proyectos?

Una cosa que quería desde el 2006 era volver a Rapa Nui, ahí encuentras el surf en su expresión más pura y salvaje, una cultura naturalista por esencia y con un gen sobreviviente a la adversidad. Obviamente vamos adaptando el perfil de las expediciones a nuestra Familia superfun que ya somos 4. Andino va a tener 3 meses en Junio, le queremos enseñar a nadar en el mar azul con peces de todos colores. Proyectos personales de esos experimentos que les dedico mi tiempo libre que no tengo pero lucho por hacérmelo; es terminar el Hydrofoil que empecé el año pasado con puros materiales reutilizados, Carbono del Mástil del velero de nuestro amigo James Burwick que naufragó en el Mar de Drake, el ala de un skate que pillé en un basurero, y así sucesivamente… me gusta que mis proyectos cuenten una historia. Luego con Soft Boards que he pillado en el basurero o que me han regalado, pretendo terminar una tabla con madera de Ágave y poliestireno reutilizado. Más adelante, seguir dándole al Ágave para que mi próximo gun no utilice ningún foam que tenga micro plástico. Respecto de mi carrera deportiva, esperamos lanzar el colectivo junto a Matías Guerrero “OLOKUN”, un video de olas grandes hecho por nosotros como free surfers. Un evento importante que nos ha tomado un tiempo realizar, es una limpieza de nuestra playa local La Ballena, eso se nos viene. Día a día seguiremos separando nuestros residuos a nivel elemental aunque nos tome la vida, porque de eso se trata nuestra vida, lo que más me importa es seguir reduciendo al máximo nuestra huella sobre el planeta y maximizando nuestro poder de influencia. Los invitamos desde ya a nuestro campamento base en Pichilemu Super Fun Base Camp a ver nuestro sistema de reutilización de aguas, nuestra producción de kombucha, el invernadero, nuestro taller y nuestro huerto. Finalmente quiero agradecer a nuestras marcas que nos apañan con todo en nuestro estilo de vida; Aquasolar Superfoods, Taragüí Chile, Jugos Bless, Be Cookies, y finalmente a ustedes Weekend Heroes por su tremenda oportunidad.

Enrique Barrera

Enrique Barrera

Periodista con más de 10 años de experiencia en Chile y el extranjero, enfocado en el mundo outdoor. Director de contenido en wkndheroes.com
Más artículos de Enrique