Festival Biobío Vive 2018: Deportistas unidos por la lucha de nuestros ríos libres

Central Ralco Weston Boyles

La herida infligida por el mundo occidental es una profunda. Invisibilizando nuestra cultura pehuenche, utilizando los elementos naturales como recursos, construyendo represas hidroeléctricas a lo largo de nuestros ríos, destruyendo cerros y montañas para extraer el oro de sus entrañas, arrasando con todo a su paso. Sin embargo, se olvidan de algo importante; nuestra cosmovisión, de la espiritualidad de cada vida que nos rodea.

En nuestro territorio (Alto Biobío) construyeron tres represas. La construcción de estos proyectos tuvo una fuerte oposición pehuenche y chilena, la cual fue completamente ignorada y las centrales construidas bajo diversas irregularidades, destruyendo gran parte del patrimonio cultural pehuenche y el ecosistema del río. Como muchos otros, el río Biobío guarda un profundo valor natural y cultural que nada ni nadie debiera destruir. Es importante que las personas comprendan que el agua de los ríos no se pierde en el mar, sino que transporta nutrientes esenciales para la vida en los territorios y océanos.

Que los ríos fluyan libres no es un capricho: es una necesidad, pues son reservorios de agua dulce y sostenedora de ecosistemas completos. Por lo mismo, no podemos seguir represando ríos, perdiendo ecosistemas invaluables y alterando el tejido social de las comunidades humanas que habitan junto a los ríos. La construcción de las represas de Pangue y Ralco causó mucha controversia antes y durante su construcción ya que significó la inundación de tierras ancestrales pehuenches protegidas por la ley indígena, la destrucción de miles de hectáreas de bosques y el fin de un emblemático río como destino turístico para rafting de clase mundial. Hoy las aguas se han aquietado y el Bíobío es obligado a tener menos fuerza, interrumpido por embalses.Grupal final - Autoctono Films OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En nuestra memoria están los recuerdos de nuestras abuelas y nuestros abuelos, quienes lucharon incansablemente por defender la vida del río. Para nuestra cultura ancestral el río es un ser sagrado donde habitan muchos mundos de vida en él y por las corrientes fluye sabiduría. En Diciembre 2017 se realizó la segunda versión del Festival Biobío Vive en Alto Biobío, donde se reunieron personas de todas partes y gente local con el fin de crear conciencia respecto al valor que se le otorga al río a través del rafting, kayak y conversatorios involucrando a la comunidad. En aquella instancia nació Malen Leubü un equipo de mujeres pewenches. Hoy en día tenemos como objetivo más allá de competir, dar a conocer el valor que tienen los espíritus de las aguas y el río para nuestra cultura, educar a través del rafting e involucrar a la comunidad. Estamos creando talleres educativos para jóvenes estudiantes del territorio con el objetivo de concientizar y fortalecer a la comunidad de estudiantes en la valorización de la cuenca para el desarrollo de actividades educativas al aire libre. Queremos que las futuras generaciones crezcan en un territorio limpio, con montañas limpias y los ríos libres. Tenemos el ejemplo de lucha de nuestras apapay hermanas Quintreman, nuestras abuelas, primos.

Hoy somos una juventud empoderada, con convicciones, proyectos y anhelos: ver nuestros ríos vivos y libres. Somos parte de la organización de la tercera versión del festival Biobío Vive, invitamos a las personas a ser parte de este maravilloso evento, que tiene lugar en la comunidad Pewenche de Callaqui, como principal objetivo, fomentar la conservación de los ríos, el contacto con la naturaleza y el uso responsable de las aguas de las cuencas en Chile. ¡Mientras tengamos aire en los pulmones, corazón palpitando y ríos fluyendo en cada vena de nuestro cuerpo, defenderemos y valoraremos con newen nuestros ríos y territorio porque los queremos libres!biobiovive Programa-FBBV-2018

Colectivo Malen Leubu

Colectivo Malen Leubu

Equipo de rafting de mujeres Pewenche
Más artículos de Colectivo