Greta Thunberg: las nuevas generaciones tomando conciencia

Greta Thunberg

Si su piel es blanca o negra, si sus ojos son claros u oscuros, si es sólo una niña o una anciana, si es hombre o mujer; todo eso da lo mismo cuando el mensaje es mucho más fuerte que el emisor. Quien tenga que decir algo que aporte a la solución y no al problema, entonces no debe ser juzgado por como es superficialmente, sino en la lucidez de sus palabras.

Greta Thunberg es tan solo la punta del iceberg de lo que está sucediendo en nuestro amado planeta Tierra: una revolución, un cambio del que todos podemos ser parte. Sin embargo, ya lo sabemos; la sobre información que existe en internet a veces nos confunde y nos hace sentir perdidos en cuanto al rumbo y las decisiones que debemos tomar,  y los actos que debemos realizar para estar siendo parte del cambio y de la solución.

Greta es una niña. Sólo tiene 16 años y aún así, sabe muy bien lo que está pasando. De todas maneras no es una gran novedad. La basura en las playas, la tala de bosques nativos, las islas de basura que se están descubriendo, la contaminación, el smog en las grandes ciudades,  no puede quedar ajeno a la mirada de nadie.

Es más, a veces, nosotros los adultos nos hacemos los tontos, pensando que lo que estamos presenciando es solo producto del progreso,  casi inevitable para que todos tengamos dinero, una casa, un auto, ropa, cosas… etcétera. Un niño, o niña en este caso, no tiene esas ambiciones. No quiere tener un auto más caro ni una casa más ostentosa, solo quiere disfrutar y jugar en un lugar bonito, como muchos de nosotros lo hizo en su infancia, quien no amaba subir a los árboles, andar en el barro, correr por las calles.

¿Cuántos de los niños de ahora pueden tener aunque sea parte de esa hermosa infancia que nos tocó a nosotros? y ¿Qué les espera a los niños del futuro?

Greta es una niña que tiene una voz potente. Quizás la han ayudado, tal vez nacer y crecer en Europa le han facilitado el camino, pero dejemos atrás el prejuicio, dejemos atrás el criticar por criticar y ni siquiera hacer algo al respecto. En vez, podemos hacer algo, no sé, cualquier cosa, como recoger ese papel de la calle, evitar el uso de bombillas desechables, comprar a granel, cocinar en casa, tantas cosas, tantas maneras de aportar con un granito de arena.

Y todos conocemos a alguien como Greta, ese vecino que se esmera por reciclarlo todo, esa amiga que siempre sale con su botella y su bolsa re utilizable, ese colega que lleva una vida simple tratando de consumir lo menos. Siempre nos aconsejan imitar lo bueno, a mí me inspiran mis amigos y de vez en cuando un actor social que llega a más personas, pero siempre tendremos a nuestro alrededor pequeños activistas medioambientales a los que imitar y seguir.

Greta es una invitación, a darnos cuenta, a no hacernos los tontos, a saber que esto SÍ, ESTÁ SUCEDIENDO, una vez más al ser humano se le ha arrancado de las manos su propia creación (tal como pasa en las películas de Hollywood).

 Ahora, ahondemos un poco más.

¿Quién es Greta Thunberg?

Greta es una chica sueca de 16 años, que comenzó a hacer revuelo desde que tenía 15 (hace un año atrás), momento en el que dejó de asistir al colegio para manifestarse en contra del acelerado cambio climático ¡Afuera de su escuela!, junto con otros compañeros organizaron un movimiento de huelga a favor del medio ambiente llamado Viernes para el Futuro. La voz de Greta se hizo cada vez más fuerte, hasta el momento que asistió Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático realizada el 2018, fomentando e impulsando que escuelas de todas partes del mundo se manifestaran en contra de la crisis medio ambiental que estamos experimentando.

Con un suspicaz y afilado discurso, esta niña ha logrado cautivar a cientos de jóvenes como ella, sin embargo también ha suscitado una serie de críticas hacia su persona, por viajar en yate, por recibir ayuda, porque sí y porque no, pero sinceramente y aunque todos seamos conscientes o queramos ser conscientes de nuestro consumismo y de nuestra huella de carbono, hoy en día no podemos ser 100% sustentable, porque eso implicaría que viviéramos casi que en el medio del bosque en una ruca sin generar nada, nada de basura.

En mi opinión personal, creo que los cambios reales se hacen de manera un poco más progresiva, primero hay que entenderlo y luego adoptarlo. Poco a poco nos iremos dando cuenta que no necesitamos tanto, que podemos movernos en bicicleta si las distancias no son muy largas y que nosotros mismos podemos ser sustentables.

Sin embargo, en países como Suecia donde el reciclaje está inserto en el comercio, y donde se busca generar una economía circular, se entiende que esté un poco más al tanto de la situación y pueda visualizarlo de manera más concreta.

¿Por qué hemos escuchado tanto de Greta últimamente?

Una de las razones es clara. El calentamiento global y el cambio climático son dos temas que hace rato permanecen en la palestra, siendo totalmente novedoso que “tan solo una chica” se de cuenta de ello y se lo refriegue en la cara a las autoridades de todo el mundo.

Además, hace un par de días, el 25 de septiembre recibió el premio Right Livelihood por inspirar y amplificar las demandas políticas por una acción climática urgente que refleje hechos científicos.

Greta Thunberg

Por último, Greta viene a Chile para participar en el COP25 (Conferencia de las Partes de La Convención Marco de Naciones Unidas) en respuesta al cambio climático, realizándose una vez al año en distintas partes del mundo, siendo la primera celebrada en Berlín en 1995. Este año se realizará en Chile, pese a si algunos están de acuerdo o no, es una buena instancia para presentar todos los desafíos climáticos que se presentan en Chile y el mundo. “Las Partes se reúnen anualmente para revisar el avance en la implementación de la Convención donde se proponen, evalúan y aprueban otros instrumentos que apoyen su instauración”, como lo describe en el mismo sitio web.

Fotos: Jason DeCrow / AP- Derstandard.de

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula