La guía del Randoneé I: Apto para todos

volcán antillanca

Es pleno invierno en el hemisferio sur y nuestro cuerpo lo sabe. Quienes amamos el deporte de montaña, aunque estemos aprendiendo, nos emociona la idea de subir a ese suave elemento que es la nieve, ni muy molesta para ser agua ni muy dura para ser hielo. Ese equilibrio perfecto de humedad y frío que nos hace gozar.

Cómo equipo, hemos decidido juntar para ti una lista con los mejores lugares para ir a randonear. En esta primera parte, comenzaremos con lugares con no mucha pendiente para que puedas disfrutar y fortalecer tu técnica, que en el fondo también es producto de la práctica.

guía de rando

1. El Cristo, Portillo

Desde Chile, pasas la aduana chilena de El Cristo Redentor y luego de atravesar dos túneles llegas al control fronterizo con Argentina, donde puedes dejar el vehículo. Desde aquí hay infinitas posibilidades para recorrer. En la parte sur del estacionamiento se llega a un valle que va hacia El Cristo, por un camino de autos que en invierno permanece tapado pero se puede divisar. Luego de caminar un rato se llega a un refugio desde donde se tiene vista hacia el Juncal, hacia el cerro Santa Elena y hacia el Cristo. El camino de autos sigue hacia el Cristo que se ubica en un collado, junto a un establecimiento que funciona como refugio y que cuenta con un par de servicios básicos.

el cristo portillo

En este sector puedes tomar todas las opciones que te ofrece este hermoso valle nevado, pero te recomendamos esquiar por las partes con más sombra que por las soleadas, puesto que la nieve está en mejor estado.

2. Paso Pehuenche/ Laguna del Maule

paso pehuenche

En realidad en este lugar hay para todos los gustos y para todos los niveles. Las infinitas posibilidades de ir a randonear a donde quieras, rodeado de un paisaje que te sacará suspiros, permite que este spot pueda estar dentro de esta categoría (y, en realidad, de todas!). Es un lugar tan soñado para los amantes del esquí de montaña que definitivamente tienes que conocerlo. Su acceso es fácil. El camino está pavimentado hasta el mismo Paso Fronterizo Pehuenche (frontera con Argentina) y se encuentra a sólo dos horas de Talca, hacia el Este.

Al llegar acá básicamente te puedes bajar de la camioneta, poner tus botas, pieles y empezar a caminar donde se te dé la gana. Solo te recomendamos tener conocimientos de montaña, saber leer el terreno y conocer tus capacidades para no meterte en un lugar del que después no puedas salir. Cerquita de la carretera hay muchas opciones y te dan la oportunidad de no perderte tanto. Además lo ideal es ir siempre con amigos y con la trilogía Arva-Pala-Sonda en caso de cualquier cosa.

Desde Talca, debes seguir el camino que va hacia el Paso, pasando por las localidades de Colbún, Armerillo, San Clemente y Vilches, solo por nombrar algunas. El camino es casi completamente de asfalto, por lo que no se requiere de 4×4. Hay que tener en consideraciòn que a veces no dejan pasar en el vehículo hasta el otro lado de la aduana, sin embargo este puede quedar cerca de allí (lo cual es más seguro porque está la policía), y se puede empezar a caminar para luego ubicar las tablas en las botas, una vez que se llega a la nieve.

Un dato importante es que es el mismo sector de Valle de Los Cóndores, aquel mítico lugar de escalada.

 3. Cerro Cautín

cerro cautín

Justo al frente del volcán Lonquimay y dentro de la Reserva Nacional Malalcahuello de CONAF se encuentra el cerro Cautín (1950 m.). Su ascenso se puede hacer desde el mismo estacionamiento del centro de ski Corralco (1450 m.). Se puede comenzar a randonear desde aquí y en vez de ir hacia las pistas de esquí, se dirige hacia el Este. Primero es más bien plano para luego comenzar a subir en zigzag por una pendiente entre 25º y 30º y con un desnivel de 400 mts. Este cerro es ideal para quienes se están iniciando en el esquí de randonée ya que es bastante seguro, puesto que la pendiente no es tan fuerte y la probabilidad de avalancha disminuye. Al ser cara Oeste la exposición al sol es bastante buena para disfrutar de una buena bajada ya sea en esquí o en snowboard. Es un buen cerro para hacer en media jornada, ya que la subida toma un poco más de una hora. Cómo recomendación, comenzar el Randoneé a penas le pegue el sol, ya que si se hace muy tarde, puede que la nieve se vuelva un poco cartón.

Hay servicios básicos en el Centro de Ski. No es tan necesario tener vehículo 4×4, pero muchas veces carabineros está revisando que los de tracción simple cuenten con cadenas (debido al hielo).

Hacia el otro lado del cerro Cautín también se puede esquiar, sin embargo es para un nivel más avanzado y además quedarás más lejos del auto.

4. Glaciar Pichillancahue

glaciar

El glaciar Pichillancahue (que significa pequeño lugar de piedras verdes) se encuentra emplazado en la cara SurEste del volcan Villarrica, entre las localidades de Coñaripe y Pucón. Su suave y progresivo desnivel permite un randoneé 5 estrellas que parte por bosque de Araucarias, para luego dar paso a paisajes sin vegetación pero que en invierno se llena de nieve y que se convierten en un patio de juegos para todos quienes disfrutan de ella. Los paisajes invernales de esta zona ya es un regalo en sí, además en el atardecer el sol suele esconderse por el volcán generando momentos únicos luego de una jornada de ponerle bueno.

Puedes encontrar más información sobre como llegar a este lugar en la página de Andeshandbook, sin embargo no sale la opción invernal que nosotros te mencionamos. Al lugar debes ir sí o sí en 4×4 si quieres llegar hasta el inicio del sendero. De lo contrario, es muy probable que tengas que dejar el vehículo en el camino para luego caminar el resto, lo cual no es tan malo, pues el paisaje ya hace especial cada metro que avances, dentro o fuera del auto.

Este lugar es especial para quienes no esquían mucho o están aprendiendo a esquiar, pues el desnivel no es realmente fuerte. Solo deve tener cuidado en la sección de bosque para no quedar aplastado contra una Araucaria.

5. Reserva Nacional Mocho Choshuenco

Pau En Mocho

El complejo volcánico Mocho Choshuenco es más conocido por su cara Este, donde se emplaza el Parque Privado Huilo-Huilo, reconocido por su infraestructura mágica, cómo de cuento de hadas, sin embargo, por la localidad de Enco es posible acceder a la hermosa Reserva Nacional Mocho-Choshuenco perteneciente a la Corporación Nacional Forestal (CONAF). A veces la cantidad de nieve dejará tu automóvil a mitad de camino, incluso si es 4×4 (requerido para el camino). Desde allí es posible randonear por un camino vehicular amplio, hasta llegar al mirador donde aprecias ambos volcanes al frente tuyo. El camino continúa hasta llegar a un sector donde hay dos refugios: uno de ellos es privado (es de una familia importante de la zona) y el otro es de CONAF, donde se puede pernoctar con previo aviso y sujeto a disponibilidad. El refugio cuenta con espacio para colchones/colchonetas, cocina y chimenea, entre otros privilegios que sólo son notados cuando salimos de nuestra zona de confort. Desde el refugio se debe tomar el camino hacia la Tumba del buey, que primero te deleita con un increíble bosque nativo y luego pasas a paisajes realmente sacados de cuento. Al salir del bosque te encuentras con una caseta, que en otros tiempos funcionó como andarivel de un antiguo y obsoleto centro de esquí. De aquí hacia arriba solo hay que seguir los postes, pero además se pueden hacer buenos zigzagueos para enfrentar la pendiente que lleva hasta la tumba del Buey. También puedes llegar hasta la cumbre del mocho, lo que te permitirá aún mejores vistas panorámicas y una esquiada un poco más larga. Solo ten cuidado con las quilas a la vuelta.

6. Volcán Antillanca (Casablanca)

volcán antillanca

Otra de las joyas de la región de Los Lagos es el volcan Antillanca o Casablanca, donde se encuentra el centro de Ski Antillanca y donde se puede randonear en dirección al cráter Raihuén, donde se alcanzan increíbles vistas hacia el volcán Puntiagudo, Osorno y el complejo Mocho-Choshuenco.

La travesía en randoneé hasta el cráter demora una hora y media aproximadamente, dejando tiempo para sacar fotos de este hermoso paisaje sureño. Si se quiere esquiar con mayor pendiente en fuera de pista, se puede llegar hasta la cumbre del volcán, bastante amigable en un día con buenas condiciones, sin embargo éste es conocido por tener clima cambiante (y qué montaña no!!) y aveces se mete el viento blanco.

Si necesitan más información de la zona pueden contactar a los amigos de Cerro Arriba, quienes conocen bastante bien el lugar y de vez en cuando realizan actividades de montaña.

 rando

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula