Las tragedias del volcán Osorno

Osorno wknd

 El volcán Osorno es un ícono del sur chileno y, probablemente, uno de los volcanes más bellos del mundo, pues incluso parece sacado de un cuento. Por su mismo atractivo, se ha vuelto un destino muy apetecido por montañistas, esquiadores, aficionados y turistas. Esa misma masividad explica la gran cantidad de sucesos que nutren su historia… una que invita a ser leída para aprender de los errores, para que las tragedias -ojalá- no se repitan.

ACERCA DE ACCIDENTES Y EXTRAVÍOS.

Chile es una angosta franja de tierra con alrededor de 4.800 km de relieve montañoso. Sin embargo, habiendo un campo de juego tan enorme y tantas montañas para posibles incidentes, éstos se suelen concentrar en algunos puntos específicos, como el Cerro La Campana (1.910 msnm) y sus inmediaciones en la V° Región de Chile; el cerro Manquehue (1.638 msnm) en Santiago; la Reserva Nacional Los Cipreses, en la VI° Región de O´Higgins, con cumbres que llegan a los 4.900 msnm; el Parque Torres del Paine en el extremo austral de Chile y algunos sitios altos y alejados como el Parque Nacional Volcán Isluga, en la I° Región de Tarapacá. No obstante, el parque nacional más visitado de Chile es el Vicente Pérez Rosales, en la X° Región de los Lagos, lo que explica la gran cantidad de personas perdidas y/o lesionadas: los cambios de clima, así como sus bosques enmarañados y el relieve volcánico y escarpado, suelen sorprender a los visitantes. En este último contexto, destaca el volcán Osorno con sus 2.652 msnm. Siendo un gran atractivo en la región, concentra una gran cifra de accidentados y extraviados.osorno wknd 2

UN HISTORIAL ABULTADO

La descripción de Andeshandbook remarca que el Osorno es un volcán “famoso por lo traicionero“: posee un glaciar agrietado que cambia de año en año; las condiciones meteorológicas no son del todo estables y, en ocasiones, las nubes suelen formar un cono en la altura somital que bien puede desorientar al excursionista y llevarlo al extravío.
De hecho, algunas las personas que se aventuraron a recorrer sus faldas nunca fueron halladas. Tal es el caso de Maarten Melle Visser, joven holandés que en 1985 desapareció luego de dejar el refugio Teski para tomar algunas fotografías. Los testigos (otros alpinistas y trabajadores) señalan que ese día hubo neblinas y luego nevazones. El joven no iba vestido como montañista y aunque fue buscado durante mucho tiempo, su cuerpo nunca apareció. Hoy, una cruz de hierro lo recuerda sobre una ladera de material volcánico. Durante todos estos años, sus padres han regresado al lugar, sin abandonar las esperanzas.
Otras personas fueron halladas décadas después y en sitios muy alejados. Tal fue la situación del sacerdote Iván Caviedes Medina, quien se perdió en 1973 (no queda muy claro si cayó a una grieta, si falleció por enfriamiento o alguna otra causa). Sus restos fueron encontrados un buen tiempo después al límite del bosque y la nieve.
Pero ya antes hubo tragedias que lamentar. Por ejemplo, el accidente del avión de la Fuerza Aérea que en enero de 1959 se estrelló contra la ladera norte del volcán Osorno. En aquella ocasión hubo 4 muertos. En 1960, el año en que el terremoto más potente jamás registrado remeció nuestras tierras, hubo un derrumbe y el resultado fue la muerte de decenas de personas en un refugio ubicado por entonces en la cara oriente del Osorno. En 1971, 3 maestros carpinteros que trabajaban en la ampliación del refugio Teski murieron congelados en medio de una tormenta de nieve.Volcán Osorno para WkndLos accidentes se han sucedido desde entonces. En marzo de 1981, murieron Gunter Hauser y Hans Thiede, experimentados montañistas europeos, probablemente por congelamiento, aunque uno de ellos tenía también una pierna fracturada. Un año después, otras 2 personas desaparecieron luego de que el volcán se cubriera de nubes. En 1987, hubo una tragedia masiva: fallecieron 7 personas (un chileno, un norteamericano, un canadiense y dos turistas alemanes junto a sus dos guías) luego de hacer cumbre. Aunque era verano, los envolvió una tormenta; el frío y el agotamiento hicieron lo suyo. En las tareas de búsqueda, un helicóptero de carabineros se estrelló un poco más abajo del sector La Burbuja, falleciendo sus 2 tripulantes. En otro momento de ese mismo año, desapareció un visitante inglés luego de que la noche lo sorprendiera durante el descenso. En 1995, murieron otros 3 montañistas internacionales y 2 quedaron gravemente heridos. El guía moribundo logró dar aviso de la situación mediante un radiotransmisor y luego guió al helicóptero mediante una bengala, por lo que los dos supervivientes pudieron ser rescatados. En abril de ese mismo año, un montañista alemán fue divisado solo en la cumbre por su compañero canadiense. Aunque había buen tiempo, no volvió al campamento y su rastro nunca fue hallado.osorno wknd 3Ya en la era del nuevo siglo, en 2006, un joven de 18 años que trabajaba en la mantención del centro de ski cayó unos 200 metros por una quebrada del volcán, sufriendo graves lesiones. Aunque llegaron personas en su auxilio, el muchacho pereció en el lugar. Un años después, a 2.100 metros de altitud, un hombre de 40 años se resbaló en la nieve y en su caída de 600 metros se golpeó varias veces contra las rocas. Su compañero suizo no pudo auxiliarlo en el lugar y bajó clamando por ayuda. Sin embargo, el montañista falleció debido a las graves lesiones y el frío de la noche. En enero de 2011, murieron 2 jóvenes montañistas franceses al caer en una grieta del macizo. En mayo de ese mismo año, una mujer andinista cayó 15 metros por una grieta. Su cuerpo fue rescatado siete horas después, gracias al trabajo conjunto de los rescatistas del Gope, Socorro Andino y Conaf. En 2015, un hombre de 41 años, al ponerse los crampones, perdió el equilibrio y resbaló por la ladera y cayó unos 250 metros. Con múltiples fracturas, fue rescatado y trasladado a un centro médico. Sin embargo, aparecieron complicaciones y falleció semanas después. Ese mismo año, una pareja estadounidense se desvió del camino principal para evitar una tormenta eléctrica repentina y terminaron desorientados. Afortunadamente, ellos fueron hallados con vida y pueden contar la historia.
Los registros continúan de esta manera y, ante la abultada visita de turistas que de año en año llegan al lugar, probablemente siga creciendo la fama de este volcán por las mismas razones. Sí, por algo los pueblos originarios lo apodaban “Hueñauca“, es decir, “peligro en las alturas” en lengua mapuche. Tenían razón: el volcán Osorno merece nuestro respeto.osorno wknd5osorno wknd 4
Fotografías por Francisca Sofía Hernández Busse

Francisca Hernández

Francisca Hernández

Cursando la fase final del programa de Doctorado en Filosofía por la Pontificia Universidad Católica de Chile. Casada y madre de 2 hijos pequeños. Deportista desde muy joven, se ha dedicado en los últimos años al running, trail, trekking y montañismo, aventuras que disfruta con sus amigos y su familia.
Más artículos de Francisca