Literatura de aventura: London y Kerouac

literatura de aventuras

En la vida cotidiana no todo el tiempo estamos ávidos de energía para subir cerros, nadar en los lagos, surfear la ola, correr una maratón o subir una pared de 400 metros, hay veces que también disfrutamos descansando, viendo una buena película o leyendo un buen libro. Después de todo, dicen que un leer un libro es también una forma de viajar, tanto en el tiempo como en el espacio. 

En esta ocasión, hay 2 autores que dedicaron su vida no sólo a las letras, sino también a ser grandes aventureros y viajeros, registrando todo lo que pasaba en sus vidas y en sus cabezas en libros que son francamente imperdibles para todo quien se jacte de ser amante de la aventura. En lo personal, soy una ratita de biblioteca. Aunque la mayor parte del tiempo me la pase escalando, viajado o caminando, hay varias noches que me las paso leyendo o varios trayectos que aprovecho para leer un poquito por aquí y un poquito por allá, por lo que he hecho una selección de renombrados autores que inspiran la vida en viaje, la exploración y el descubrimiento. Dentro de estas categorías hay muchísimos que se me vienen a la cabeza, pero quise partir por estos tres que son quienes más han inspirado mi forma de ver la vida en constante movimiento y crecimiento. Jack London, por ejemplo, seguro que lo vienen escuchando desde el colegio. Casi todos leímos Colmillo Blanco o El llamado de la selva sin darle mayor importancia a las palabras de este estadounidense -al menos es mi caso-, pero hace un par de años -precisamente cuando comenzaba a escalar- me vi tentada por releer El llamado de la selva y debo decir que cada página me hizo tanto sentido, que mi vida giró en 360°, volcando mis ideas a la búsqueda de la naturaleza y del salvajismo que habitaba dentro de mí. Luego vino , sin buscarlo realmente, Jack Kerouac quien llegó a mi vida cuando más me hizo sentido. He aquí una pequeña biografía de cada uno y qué libros vale la pena leer de ellos.

Jack LondonJack London (1876 – 1916) De infancia difícil, poco querido y frustrantes trabajos tempranos, London vio en el viaje el verdadero camino hacia la libertad. Obligado a trabajar en una fábrica de pescados para ayudar a su familia, su primera hazaña fue comprar un barco a los 13 años para partir a cualquier lugar en busca de experiencias y algo de fortuna. Luego de -prácticamente- autoeducarse, más la ayuda de una bibliotecaria de la Biblioteca Municipal, el incipiente escritor llegó a la novela Signa de Ouida, la cual relata como un chiquillo campesino italiano sin escolarizar alcanza fama como compositor de ópera. London acredita el libro como la semilla de su aspiración literaria. Vale la pena leer: Colmillo BlancoEl llamado de la selva, El Crucero del Snarck, el vagabundo de las estrellas, el lobo de mar y Encender una Hoguera. Algunas frases inspiradoras:

«La vida no siempre se trata de tener las mejores cartas, a veces lo importante es jugar bien una mala mano», «La función del ser humano es vivir, no existir, no voy a gastar mis días tratando de prolongarlos, voy a aprovechar mi tiempo», «Preferiría ser cenizas que polvo! Preferiría que mi chispa se queme en una brillante hoguera a que sea extinguida por seca desintegración. Preferiría ser un espléndido meteoro, cada átomo en mi en magnífico resplandor, que un soñoliento y permanente planeta», «No se puede esperar a la inspiración, hay que ir a buscarla».

Jack_KerouacJack Kerouac (1922 – 1969) Novelista estadounidense, creador del término beat para denominar una generación literaria surgida en USA en la década de 1950: su obra narrativa, sobre todo la novela En el camino, encarnó las experiencias y deseos de libertad de esa generación.Como estilo narrativo, creó la «prosa espontánea», una forma de escribir casi en éxtasis, huyendo de las formalidades para reflejar la realidad tal y como se manifiesta, con un mínimo empleo de puntuación y dando preponderancia a la oralidad y los sonidos de las palabras. Además de fundar un movimiento literario, la prosa de Kerouac inspiró como ninguna otra a los jóvenes americanos de la época, para quienes la carretera se convirtió en sinónimo de libertad y aventura. Vale la pena leer: En la carretera, Vagabundos del dharma. Algunas frases inspiradoras: 

«Enamórate de tu existencia», «Tome las cosas con calma, porque si las comienza a tomar seriamente, llegan a su fin», «Vive tu memoria y asómbrate», «Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?»

 

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula