Packraft, la nueva modalidad de exploración en Chile

packraft

Un PACKRAFT es una embarcación pequeña (para una o dos personas) que necesita de aire para cumplir sus funciones, lo que la hacen ligera y maniobrable, además de muy útil para llevar en tus expediciones de varios días, donde antes no podías llegar, debido a la dificultad de caminar con un kayak o un bote sólido al hombro.
El packraft, una combinación entre kayak y rafting, es una embarcación inflable ideal para quienes amamos la exploración y comenzamos a incursionar en lugares a los que no podemos llegar solo caminando. Es por esto que día a día el packraft se convierte en un artículo esencial para expediciones largas, siendo super utilizado en los países nórdicos, en los Alpes y otros lugares en Europa, así como en lugares turísticos de Asia y África.
Hoy el Packraft llega a Chile para ofrecernos las mismas ventajas de las que ya disfruta la comunidad que crece cada vez más y nos permite llegar a todos esos lugares que alguna vez vimos lejanas. Esas rocas atravesando el río o esos paredones de granito pasando el lago, ya no van a ser imposibles si en tu mochila cargas con un packraft.

Nuestro Viaje
Nuestra experiencia
Quisimos comprobar que tan buenos son estos botecitos y nos fuimos al río Rapel entre la sexta, la quinta y la región metropolitana a meternos al agua. Ninguno tenía tanta experiencia en ríos, pero sabíamos que eran necesarios para realizar otras expediciones y llegar más lejos en nuestras aventuras, felices de la nueva disciplina que deberíamos dominar levemente para poder probarlos de verdad.

Río Rapel, sector Las Bandurrias
Partimos el miércoles temprano en dirección al río Rapel ubicado entre la quinta, la sexta y la región Metropolitana. Se nutre por los ríos Cachapoal y Tinguiririca que bajan de la cordillera de Los Andes para desembocar en las costas de Navidad.
La desembocadura del río rapel es exquisito en flora y fauna, siendo un lugar que necesariamente se debe conservar y respetar. Cisnes de cuello negro, bandurrias y un sinfín de especies nativas que viven libremente aún, en un entorno bastante agrícola donde se conserva la vida de campo, el ritmo tranquilo y la convivencia total con el entorno.
El río Rapel nace en la Central Hidroeléctrica Rapel ubicado en el sector de Las Bandurrias, un increíble lugar donde pasamos el primer día.
Fue un día caluroso que pedía a gritos ir a refrescarnos al río y probar la maravilla que teníamos con nosotros: dos packraft. Luego de manejar desde Santiago, pasar por Melipilla y dirigirnos a la costa, comimos algo y comenzamos a armar los packraft. sólo 5 minutos nos tomó inflar cada uno, con una bolsa especial que viene incluida en el packraft. Personalmente, nunca había usado una bolsa de inflado, pero me sorprendió lo rápido que fue, cómodo y práctico para utilizar con viento y condiciones “outdoor”. Luego de inflar todo nos metimos al río que comenzó a subir de manera veloz, y nos sorprendió un nuevo rápido que se formó, ideal para probar nuestras aptitudes y también las del bote. Estuvimos explorando la zona durante toda la tarde hasta que se nos hizo de noche y, al parecer comenzaron a funcionar más máquinas por lo que el crecimiento del río nos corrió incluso de donde habíamos formado un pequeño campamento, nos movimos para pasar la noche que se mostraba totalmente estrellada y espectacular, siempre acompañados por el fuerte ruido del río y de los animales nocturnos.WhatsApp Image 2018-12-12 at 15.13.59 (2)WhatsApp Image 2018-12-12 at 14.47.54packraft

Reconocimiento de la zona, continuando por el Rapel hasta el mar

En la noche decidimos que uno bajaría en packraft y el otro lo iría a buscar en la camioneta, para eso lo decidimos con la ancestral y sabia técnica del cachipún, en la que el que ganaba se tiraría río abajo hasta el sector de La Boca de Navidad. Al despertar nos dimos cuenta que el nivel del río había bajado notoriamente y nos había dejado con las ganas de bajarlo navegando. decidimos bajar por la cuenca del río y aprovechamos de visitar la Central Hidroeléctrica la cual está a cargo de Enel (ex Endesa) que controla la afluencia relativa del río. Conversamos con el guardia y nos contó que las variaciones del río dependen de un encargado en seguridad quien conoce día a día los movimientos que tendrá el río, por lo que no hay una planificación semanal que nos ayudara a saber cuando el río estaba alto o bajo. “Tengan cuidado” nos advirtió Gustavo, el guardia, “varios chicos han muerto por las variaciones repentinas del río” uf, que miedo.
Continuamos río abajo y luego de varias cuestas y curvas nos fuimos acercando más a la costa hasta llegar al sector de Navidad, donde nos sorprendió la cantidad de cisnes de cuello negro y viento que había. Ideal para la práctica del windsurf y el birdwatching. Luego de analizar el lugar y la cuenca decidimos devolvernos hasta la localidad de Rapel, donde el ganador del cachipún bajó desde allí hasta La Boca, ya que el río había vuelto a subir.
El Packraft increíblemente resistente. No tuvimos ningún problema y todo funcionó bien. Estable y fácil de conducir, quizás un poco más lento que una embarcación sólida, pero demasiado seguro para una persona y su equipaje (el personal), siendo incluso posible mover una bicicleta arriba del bote.
Nos volvimos a juntar en La Boca, donde terminaba la travesía porque luego, al salir a la costa el viento lo hacía más peligroso. Los paisajes y rincones del río Rapel se quedarán por siempre en la retina y en la gopro de quienes han navegado por este lugar tan cerca de Santiago y tan indómito aún.
Se hizo de noche y celebramos tremendo día que nos había tocado, pensando que aún nos quedaba un día de disfrute en el río. Nos devolvimos hasta la zona de Licanchén y ahí seguimos navegando en un espectacular día de sol. Cercano al medio día, desarmamos nuestros botes más que felices y satisfechos, los metimos en las mochilas y nos fuimos a Santiago con una sensación de gratificación por los días que los packraft y el lugar nos habían entregado, y quedamos con ganas de seguir incursionando en este innovador deporte.WhatsApp Image 2018-12-12 at 15.14.00

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y trato de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula