Refugio Frey, uno de los paraísos de la escalada, también lo es en invierno para los amantes del randonné

Refugio Frey

Insertado en el Parque Nacional Nahuel Huapi, Cerro Catedral – Argentina – se encuentra el histórico refugio de montaña llamado Emilio Frey, el cual a 30 km de Bariloche es hoy un destino para todos los amantes de la escalada tradicional, que viajan de todas partes del mundo para trepar sus gigantes y estéticas paredes de granito de gran calidad durante los meses de verano. Pero este lugar durante el invierno esconde mucha magia, mucha calma y a la vez las mejores tormentas para ir a disfrutar a quienes nos gusta el powder y randonné. Es por eso que junto a un grupo de amigos chilenos partimos a Frey a disfrutar unos días de invierno dado que la zona central de nuestra cordillera ha estado calurosa y con pocas tormentas durante esta temporada.

El refugio Frey fue inaugurado el año 1957, y año a año aumenta su visita. Esta tiene para verano un sendero que comienza en villa catedral y la aproximación se realiza a pie durante 4 horas. Sin embargo, en el invierno esta es una posibilidad, pero también se puede pasar por detrás del centro de esquí Cerro Catedral, la cual es una buena oportunidad para quienes vamos a quedarnos varias noches y llevamos todo el equipo de montaña además de la comida, saco, etc. Si bien en ambas rutas se debe randonear, en la que subes por el centro de esquí, te ahorras harta altitud por los andariveles, y debes hacer un solo randonné de aproximadamente 3 horas.

Refugio frey

Refugio Frey

DATOS ÚTILES:
* Estadía y reservas:
– El refugio se encuentra abierto todo el año, ofreciendo alojamiento ($1000 pesos argentinos por noche) con cama y colchón incluido, uso de cocina y gas, baños. Junto con esto también se vende desayunos, almuerzos, snacks etc…
– Tanto el refugio como los sitios para acampar están sujetos a un límite de capacidad, (35 camas y 30 lugares para acampar), por lo que las reservas son obligatorias en www.refugiofreybariloche.com.

* Bajo impacto:
Actualmente este refugio lo visitan miles de personas al año, por lo que es necesario asumir comportamiento apropiado que garantice la conservación del lugar, eso implica:
– poner la carpa en plataformas designadas.
– respetar senderos, confinando impacto a los espacios perturbados.
– llevarse de vuelta todos los desechos y basura.
– utilizar sanitarios.

Refugio Frey

Refugio frey

¿Que llevar?

– Raquetas de nieve / equipo de randonné.
– 2 Primera, 1 segunda y 1 tercera capa . ( cortaviento impermeable).
– Lentes de sol.
– Bloqueador.
– Saco de dormir.
– Comida.
– Calcetines de recambio.
– Papel higiénico.
– Bolsa para traer tu basura de vuelta.
– Jockey.
– Linterna.
– Mochila de backcountry en caso de ir a esquiar.
– Botiquín de primeros auxilios.
– Botella agua.

Refugio Frey

¿Qué esquiar? y ¿Qué consideraciones tener?

Los terrenos para elegir son infinitos, es un patio muy grande, con aproximaciones cortas para esquiar lineas muy lindas, unas fáciles y otras muy exigentes, con mucha pendiente, con muchos shuts (pasada angosta de nieve que se genera entre dos rocas), etcétera.

Lo que si es importante tener en mente son , la VISIBILIDAD, ya que este lugar es muy expuesto al viento a pesar de estar rodeado de montañas, en donde el clima es cambiante, las nubes se mueven muy rápido, por lo que en una hora puede pasar de un día totalmente despejado a uno nublado, con nada de visibilidad, lo cual podría ser peligroso si no prevenimos. En nuestro caso, esos días que nos tocaron con fuertes vientos y muy poca visibilidad, elegimos esquiar el bosque que queda debajo del refugio, por lo que gracias a los arboles podíamos orientarnos perfectamente, y luego subíamos randoneando durante 1 hora para llegar al refugio, nos alimentábamos, hidratábamos y salíamos por otra vuelta.

Refugio Frey

Otro aspecto a tener en mente es la ESTABILIDAD DEL MANTO, en donde aquí es clave la TOMA DE DECISIONES, en cuanto a decidir como equipo humano, porque ladera ascenderemos el cerro randoneado, para después elegir una ladera estable para bajar. En nuestro caso, al haber fuertes vientos durante un par de días, se arrastró mucha nieve, por lo que algunas laderas quedaron cargadas, en donde esa nieve no alcanzó a compactarse. Y este resultado lo vimos al tomar la decisión de ir a randonear esa ladera, cuando a los 40 minutos subiendo y con algo de inquietudes en mi cabeza sobre el estado del manto, suena el famoso “whoompf”, acto seguido un silencio total entre los amigos que estábamos ahí y vemos una fractura del manto a metros nuestros, pero por suerte este no se desplazó. La montaña nos daba una lección, esta vez de una forma sutil, pero amenazando, por lo que tocaba dar la media vuelta.Sacamos pieles, y esquiamos cerro abajo, ya quedaban pocas horas para que anocheciera, por lo que nos fuimos a refugiar, comer y descansar.

Una cualidad alucinante que posee este lugar es su gran y FÁCIL ACCESO a muchas lineas cercanas y visibles desde el refugio. Las alternativas eran muchas pero considerando lo que era seguro decidimos subir hacia la base de la aguja principal, con buenas condiciones de nieve, un poco de viento, que nos tomó tres horas hasta llegar a la cumbre, con una panorámica impresionante y varias opciones de laderas. Eligiendo una línea que llegaba al Valle Campanille -valle vecino del que se encuentra el refugio.

Refugio Frey

Días increíbles regala este mágico lugar, que nos mantiene desconectados de la tecnología y la sociedad pero conectados a la vez con la montaña, con la naturaleza, nuestros amigos y nosotros mismos. Mucho aprendizaje, la montaña es increíble y nos regala mucho, pero también a veces quita, por lo que debemos ser respetuosos, humildes y estar dispuestos a cambiar los planes si las condiciones no acompañan o no son las esperadas.

Refugio Frey

Isidora Assler

Isidora Assler

Snowboarder dedicada al freeride. Apasionada por la montaña y por transmitir la vida al aire libre.
Más artículos de Isidora