Sacando tabúes: Cómo cagar en la naturaleza

cagamonte

Si algo sabemos, es que desde que existen los seres vivos, existe la caca. Los animales suelen defecar en la naturaleza y lo hacen de forma espontánea e instantánea sin generar graaan impacto (salvo algunas excepciones). Sin embargo, para el ser humano es muy difícil no causar impacto, quizás porque somos muchísimos en el mundo, o porque simplemente ya hemos olvidado como movernos y desenvolvernos en la naturaleza, sobre todo con este tema tan delicado como cagar.

Defecar siempre ha sido un tema que, por mucho que no se hable de aquello, hay que tratarlo, aunque se omita por ser tabú, pero hoy lo queremos conversar, para poder aprender y para poder enseñar ¡a todos! Porque a veces no lo hacemos bien sin querer y por mera ignorancia.

Así, hemos visto la necesidad de darte algunos consejos para minimizar los impactos.

1. SIEMPRE TRATA DE HACERLO EN CASA

Si vas por el día a la naturaleza, trata de evacuar antes de irte de paseo, no comas muy pesado e Infórmate acerca de los baños habilitados para evitar al máximo hacerlo de manera «salvaje».

Ahora, si vas más de un día, obviamente no te pediremos que te aguantes, sino que te aconsejamos qué hacer para que sigas siendo lo más amigable posible con el medio ambiente y con quienes te rodean.

cacavaca

2. ELIGE LUGARES QUE SE ENCUENTRAN LEJOS DE CAUCES DE AGUA

Como ríos, lagos, vertientes, entre otros.

Si la necesidad es muy urgente, entonces debes alejarte de estas zonas -unos 60 metros-, ya que debes pensar que pueden ser una fuente de agua doméstica de viviendas o poblados cercanos. Debes tenerlo siempre en cuenta, lo que provocará en ti la empatía para alejarte de estos lugares a la hora de.

Lejos del agua y con un terreno abundante de tierra será ideal para confeccionar tu hoyo de gato.

3. HACER EL HOYO DE GATO

trailpoop070815-1.jpg

¿Haz visto cómo los gatos hacen hoyos para hacer caquita? Bueno, básicamente es lo mismo. Es decir, no te vamos a pedir que ocupes tus manos o uñas para hacerlo, pero será muy útil y rápido si tienes una pala o un piolet que te puedan ayudar a hacer un hoyo de unos 20 cms, que se convertirá en tu receptáculo de heces. Recuerda que éste es sólo para tus desechos orgánicos y no para el papel higiénico. El papel debe volver contigo, por lo que te recomendamos andar con una bolsa idealmente de cierre hermético o plástica que también sirve, asegurándote de que quede bien cerrada. Destina una bolsa especialmente para está basura y no la combinen con el resto de desechos, para que nadie se lleve sorpresas desagradables.

Hay personas que queman sus papeles, pero hay que tener especial cuidado al decidir hacerlo, aquí surge la pregunta:

4. ¿CUÁNDO QUEMAR LOS PAPELES USADOS?

Para ser sincera, no recomendaría quemar los papeles, ya que puede provocar incendios y otros accidentes, y queremos evitar todo tipo de malas acciones, quizás sin intención pero el daño va igual.

En los únicos momentos que te recomendaría quemar los papeles sería en la nieve o en un terreno amplio y abierto (algo así como el desierto), donde no hayan árboles cerca, ni corra viento.

Pero ojo, utilízalo como último recurso! Siempre es mejor llevarse lo que no estaba ahí.

5. ¿CUÁNDO DEFINITIVAMENTE NO QUEMAR LOS PAPELES?

Te contaré una historia. Corría el 2011, Patagonia de Chile, en el Parque Nacional Torres del Paine, un joven extranjero quemaba sus papeles en uno de los lugares más ventosos del mundo. ¿Resultado? 11.000 hectáreas de bosque nativo quemado…

Como ves quemar tus papeles no siempre es buena idea, de hecho refuerzo el punto anterior. Mira bien tu entorno, planifica y analiza cuáles serán los efectos de tus acciones y, sobre todo, cómo es el lugar en el que estás.

En conclusión, nunca quemes tus papeles a menos de contadas y forzosas excepciones.

6. BONUS TRACK: QUÉ HACER EN ALTA MONTAÑA

Hoy en día se han potenciado los estudios que señalan que sobre los 4.000 metros de altura no hay materia vegetal que procese nuestros desechos, aunque hagamos hoyos de gato de 20 cms. La solución ha sido encontrada en transportar algo donde echar nuestros desechos (como tambores o bolsas gruesas especiales para esto).

En caso de estar sobre un glaciar, también es necesario llevárselo todo, y luego botarlo una vez que se llegue a la ciudad.

Tenemos que ser conscientes de la importancia de saber cagar en ambientes naturales, inhóspitos, naturales y prístinos, para que seamos parte de la solución y no del problema. Sabemos que es un tema complejo y muchas veces nos puede incomodar, pero te aseguramos que mucho más incómodo es llegar a un hermoso lugar pero lleno de pequeños montículos de fecas acompañados de sus papeles.

Tip para el olor: Mezcla tus papeles con aspirina o ceniza y así evitarás emanaciones de olores desagradables.

Te invitamos a compartir tus propios mecanismos para ayudar al planeta en algo tan básico que necesariamente debe partir por casa, es decir, por ti.

Si quieres saber sobre este tema en profundidad, te recomendamos conseguir el libro «Cómo cagar en el monte» de Kathleen Meyer, de la editorial Desnivel

Imágenes: PBase.com
          reddit.com
Courtesy of Baxter State Park

Paula Fernández

Paula Fernández

Viajera, periodista, amante de la vida, la naturaleza, el deporte, la escalada y de permanecer en constante movimiento y aprendizaje.
Más artículos de Paula