¿Así que quieres acampar en invierno? Aquí te contamos como hacerlo

nemo camping invernal

Estás loco”, “Qué lata, nos vamos a morir de frío”, ¨Prefiero irme a la playa” Esas son solo un par de frases que te dicen tus amigos cuando les cuentas que estás planeando una aventura con acampada y en invierno. No es un secreto que acampar en invierno puede ser desafiante. Pero hay “algo” en esa experiencia que hace que volvamos a repetirla una y otra vez. Quizás viste en tu Instagram imágenes perfectas donde la nieve cae tranquilamente sobre la acogedora y cálida carpa, quizás fuiste a la tienda de Límite Sur, probaste una de sus carpas cuatro-estaciones y te sentiste inspirado;  quizás ames esquiar y has tenido en la mira alguna cumbre durante años, preguntándote “¿cómo llego ahí sin un helicóptero?”, hasta que te das cuenta de que con tiempo necesario y tus dos piernas, puedes llegar hacia esa prometida tierra invernal. No estoy aquí para responder el porqué y no puedo darte ninguna garantía de pasarlo bien, Sólo sé que yo lo amo y que algunos lo odian. Todo está en la actitud. En lo que sí puedo ayudarte es en bosquejar los desafíos que enfrentarás y proveerte de algunas estrategias para enfrentar situaciones que hagan tu experiencia invernal lo más agradable y segura posible.nemo camping invernal

DESAFÍO 1: CONTROL DE LA HUMEDAD

No hay duda de que ésta es una lucha sin fin. Desafortunadamente, no hay manera de que los problemas de humedad desaparezcan para siempre en la montaña, al menos no durante el invierno, sin embargo estos pueden ser mejorados con algunos trucos:

Vístete por capas

Cuando te mueves por la montaña (e incluso por terrenos planos), vas a generar calor sí o sí. Seguramente, vas a comenzar la caminata con bastante abrigo, pero es muy probable que a los 5 o 10 minutos de actividad quieras sacártelo todo, dejando sólo tu primera capa y un par de guantes delgados. POR FAVOR, HAZLO.
Si permites que las otras capas (especialmente las que van debajo) absorban el sudor, estas no harán su trabajo cuando te tomes un descanso y necesites abrigarte nuevamente.
Si notas que tus capas ya están húmedas antes de que te las quites, no las metas en tu mochila donde van a condensar en el resto de cosas, mejor amárralas alrededor de tus cosas con algún strap, donde la brisa y el sol puedan secarla. Seguramente estarán frías, pero en este caso es mejor que estén frías a que estén húmedas.

Ventila tu carpa

Deja que entre aire!!. Mucha gente piensa que un campamento invernal significa aislarse y mantenerse dentro de la carpa con todo cerrado para siempre, sin embargo no es tan buena idea, ya que esto convertiría tu carpa en un sauna. Un sauna muy frío y muy húmedo. Incluso cuando esté nevando o las temperaturas estén bajo los 0º, deja un par de aberturas. Abre el cierre de la entrada de la carpa, mientras dejas la puerta parcialmente abierta. Te aseguro que el flujo del aire aumentará significativamente mientras aún te refugia del viento, el agua, y lo demás.

a) Muchas carpas cuatro estaciones, como las NEMO Tenshi 2P vienen con una cortina de condensación. Te va a parecer incómodo o molesto al principio, pero ponerla antes de irte a dormir va a protegerte de la mayoría de la acumulación de humedad mientras duermes. No hay manera de eliminar totalmente la condensación, pero ésta hará una gran diferencia y te ayudará a enfrentarla.

Presta atención a tu fuente de calor disponible

b) No hay mejor fuente de calor y que va a todas contigo como tu propio cuerpo. Estoy hablando específicamente de la parte de abajo de tu saco de dormir, que es el mejor calentador/secador en cualquier travesía. Es tan efectivo, que frecuentemente campistas invernales y montañistas a veces compran sacos de dormir extra largos. así pueden poner sus calcetines húmedos, ropa de lana, liners de botas de ski, guantes y el kit completo ahí abajo y dejan que el propio calor corporal funcione como un horno que seque toda la humedad, además están tibios para el día siguiente. Sólo debes tener cuidado en no dejar algo realmente mojado. Recuerda: húmedo, no estilando.

nemo campamento invernal

DESAFÍO 2: LA EXCEPCIÓN DEL DESAFÍO 1, BEBE MUCHA AGUA.

Temprano en la mañana, seguramente no tendrás mucha sed si está frío. Además, al momento que dejes de moverte cada segundo se irá sintiendo cada vez más frío. En cualquier caso, y aunque no sientas ganas de hacerlo, es IMPERATIVO QUE TE HIDRATES. El aire de montaña es, por naturaleza, seco.

“EL NÚMERO DE DÍAS QUE HE DESPERTADO CON TODO HÚMEDO POR LA CONDENSACIÓN, PERO SINTIÉNDOME TOTALMENTE SECO Y CON LA PIEL DE MIS DEDOS AGRIETADA , SON MÁS DE LOS QUE PUEDO CONTAR. AFORTUNADAMENTE, ESTÁS RODEADO DE AGUA. DESAFORTUNADAMENTE, TENDRÁS QUE TRABAJAR PARA EVITARLA DENTRO DE TU CARPA”

Derretir nieve para convertirla en agua en una cocinilla de campamento es algo, que aunque sea fome HAY QUE HACERLO. Lo necesitas para beber, para cocinar y para limpiar… en ese orden. Mi consejo: hazlo cada vez que sientas que tienes tiempo libre. Rellena una botella entera, o la mitad. Todo sirve. De esta manera, cuando estés realmente seco o hambriento o quieras ir a dormir, no tendrás que estar sentado al frente de la cocinilla 10 minutos extra, pensando en que es algo que podrías haber hecho anteriormente.

DOS CONSEJOS PARA AGILIZAR EL PROCESO
Añade un poco de agua a la olla donde estás derritiendo nieve. La nieve es un gran aislante y una olla llena de nieve tomará largo tiempo en que se derrita. Incluir agua desde el comienzo acelerará muchísimo el proceso. ¿Recuerdas ese gran horno que tienes en tu saco de dormir?, justo antes de acostarte, rellena otra botella con mezcla de nieve y agua. Asegúrate de que esté sellada herméticamente y déjala ahí abajo. A la mañana siguiente tendrás agua!.

nemo camping invernal

DESAFÍO 3: EL SOL ES UN ARMA DE DOBLE FILO

Por un lado, un día soleado en la montaña secará tu ropa, tus pieles de randonée y tu carpa mejor que todos los trucos que te mencioné antes. Te sentirás abrigado y vivo, y listo para enfrentar el día que se viene. No hay ningún sustituto a colgar tus cosas húmedas con un cordín, o dejarlas estiradas en tu carpa por una o dos horas, cuando al mismo tiempo estás permitiendo que los cálidos rayos de sol te peguen en la cara y en las manos. De cualquier manera, no te quedes pegado para broncearte, por todo lo que significa. Disfruta del sol y de su calidez, pero debes prestar atención de tu exposición – el sol se refleja en la nieve de la misma forma que en la playa-. Usa bloqueador solar siempre (muchos montañistas prefieren algo que contenga óxido de zinc) y protege tus ojos. La ceguera por el reflejo de la nieve es algo frecuente para los menos experimentados y que puede ser prevista y solucionado tan fácilmente como adhiriendo duct tape a los lados de tus lentes de sol normales.

SIN EMBARGO, LAS RECOMPENSAS DE LA EXPERIENCIA TE CONMOVERÁN

El campamento invernal no es tan fácil como tirar tu carpa bajo las estrellas en una tibia noche de verano. Vas a encontrar una versión intensificada de muchas de las mismas situaciones en las que te encuentras en cualquier otra estación del año, así como con una serie de desafíos que son exclusivamente de un campamento invernal y del montañismo. De cualquier manera, después de luchar con el frío y otros elementos, vas a encontrar que entre todos los desafíos, las recompensas son únicas. La calma de la nieve fresca cayendo, la soledad de los lugares que estén repletos en verano, la calidez y la comodidad de un refugio temporal… Estos son los momentos que buscamos, momentos en los que conectamos con nosotros mismos y con nuestros amigos en los que confiamos.

“CADA VEZ QUE VUELVO DE UN CAMPAMENTO INVERNAL, LO HAGO CON UN SENTIMIENTO RENOVADO DE GRATITUD”.

La sensación de la primera ducha caliente luego de volver, temblar un poco al ver como la nieve cae afuera de tu ventana y surgiendo el agradecimiento por todas las pequeñas comodidades que normalmente pasamos por alto, siempre me mantendrán volviendo al frío de cada año.nemo campamento invernal

Wknd Crew