Travesía Los Azules, el trekking que conecta el valle del Mapocho con el Cajón del Maipo

travesia los azules-15

Cada vez que llega un fin de semana largo, la mayoría de nosotros hace lo imposible por dejar la ciudad y arrancar por un rato de la monotonía de la que vivimos. Cambiar de aire, ver otras caras, poner la mente en pausa y perderse durante varias horas en la naturaleza es una especie de recompensa a todo el esfuerzo dejado en la semana. Pero salir de esta manera tiene sus costos, y peor para estas fechas: tacos interminables, horas y horas sentado con el cuerpo atrofiado y el cansancio que todo esto conlleva. A veces, es mejor esforzarse por averiguar y ver todos esas oportunidades -aún escondidas- que pueden ofrecer los alrededores de la propia ciudad y evitarse de paso, el cansancio emocional que significa viajar fuera de la ciudad durante los días feriados.

Justo antes del finde largo del 27 de octubre, Fito, un amigo de Chile Backcountry, me envía un link al whatsapp y un Vamos! Se trataba de una travesía que conecta el sector de La Ermita en el km 11,5 camino a Farellones y la localidad de El Manzano en el Cajón del Maipo y que atraviesa un valle ubicado justo detrás de los cerros San Ramón y Provincia en un multifacético recorrido de 35 km. Personalmente no lo conocía y siempre tuve tuve la curiosidad por saber qué había detrás de esos cerros, a los que miro todos los días desde la ventana de mi casa. Sonaba bueno, así que sumamos a las chiquillas y lo mejor de todo, no tuvimos que salir de Santiago. Investigamos un poco en wikiexplora para ver la ruta y planificar bien la salida. Revisamos el clima y, según el pronóstico, una que otra nube podría aparecer alrededor del día sábado, pero nada grave. Finalmente armamos nuestro plan. Serían 2 días de excursión con la idea de partir el viernes feriado a las 8:00 am y aparecer el sábado en El Manzano, cerca de las 15:00 de la tarde, dejando el domingo libre para descansar y no llegar hecho papa al lunes.

travesia los azulesEsta ruta es para todos los gustos y no muy exigente (además de tener que caminar los 35 km). Algunos la hacen corriendo por el día, otros se toman hasta 4 y en el caso de nosotros, simplemente 2. Viajamos en auto hasta el sector de La Ermita (km 11,5 camino a Farellones) y luego de pasar el portón (cuenta con un control y para pasar hay que pagar), cruzamos el río y estacionamos el auto a un costado del estero Covarrubias. Desde ahí comenzamos nuestro trekking, el que poco a poco nos sumergió entre hermosas montañas. Partimos caminando por el costado del Covarrubias al que tuvimos que vadear para continuar por un sendero que se vislumbraba más adelante.

travesia los azules-3La primera parte del trekking es clave para no perderse: hay que fijarse bien en que se va subiendo por el costado izquierdo del estero, y no por el derecho, ya que también tiene un sendero marcado, pero que a fin de cuentas no es el correcto. Lo menciono porque a nosotros nos pasó, pero rápidamente nos dimos cuenta y nos tuvimos que devolver al sendero correcto. Una vez ahí, ya no hay por donde perderse.

Tuvimos la suerte de que en el grupo traíamos a una aficionada a la botánica, la Dani Velasco, quien transformó la caminata en una clases sobre la vegetación del sector. En la primera parte del camino pudimos ver el bosque típico esclerófilo de la zona central de Chile, compuesto por espino, litre, quillay, llantén y algunos maitenes. Aprendimos a identificarlos según sus hojas y olor. Además, vimos cactáceas como el quisco, algunos lirios y coloridos chaguales. Ojo con el litre, no olviden saludarlos o sufrirán las penas del infierno… se los dice un alérgico a ellos.travesia los azules-10 travesia los azules-11 travesia los azules travesia los azules-9La primavera debe ser la mejor época para recorrer este sendero, el clima mejora y los días soleados no patean tan fuerte como los de verano. Además, corre agua durante todo el trayecto gracias a los deshielos de la nieve que va quedando en las cumbres.

Entre las aves vimos algunas águilas mora y escuchábamos el canto de la turca, con ese característico sonido que parte con un gran silbido y va bajando de a poco el volumen hasta un último “uuu”.

Luego de unas 7 horas caminando -y ya habiendo recorrido 15 km con 1.634 metros de desnivel- llegamos al sector de Los Azules, dueño de un paisaje de montaña que le hace honor a su nombre por el increíble tono azul y verdoso de sus rocas. Finalmente, decidimos pasar la noche ahí, al costado del estero que atraviesa el valle y disfrutar del resto del día en la tranquilidad de las alturas. Mientras yo armaba mi carpa, la pareja que nos acompañaba prefirió pasar la noche al estilo vivac, usando solo una toldito como protección y de paso disfrutar del buen clima que nos acompañaba.

travesia los azules-13 travesia los azules-4A la mañana siguiente, amaneció un poco más helado y un tanto nublado, pero a medida que transcurrió el día, las nubes se fueron disipando y dejando nuevamente un cielo despejado. Después de haber disfrutado un rico café y un contundente desayuno, levantamos el campamento y continuamos nuestro camino hacia El Manzano. Bastó con que camináramos unos 20 minutos para que alcanzáramos el punto más alto de nuestra travesía. Desde ahí pudimos disfrutar de una increíble vista al guardián del valle, el cerro El Plomo (5.424 m), siempre imponente con sus hielos eternos. Desde ahí, ya era todo bajada, 20 km de caminata y 1.900 metros de desnivel. Uno podría imaginar que ésta sería la parte fácil, pero personalmente me cargan las bajadas -a excepción del ski y la bicicleta-, sobre todo porque mis piernas y rodillas sufren todas las consecuencias.

travesia los azules-14 travesia los azules-16Si bien no existen carteles ni señalizaciones, el sendero se ve claro y es muy difícil perderse. A medida que bajábamos, atrás quedaba ese paisaje de rocas y minerales para transformarse en hermoso y frondoso bosque de peumos. En el camino nos encontramos con un asentamiento de arrieros. Ellos se encontraban instalados en la mitad de una vega, verde y generosa. Intercambiamos una par de palabras, algunos datos y continuamos el recorrido, no sin antes parar en las ruinas del Ex Refugio Los Azules, del que hoy solo quedan algunas rocas y el marco de la puerta de acceso que se rehúsa a caer. Avanzamos por el sendero que seguía por el filo de los cerros hasta caer en las aguas del estero de El Manzano. Atrás quedaba la soledad de las montañas, y poco a poco nos íbamos encontrando con gente que venían del Cajón del Maipo para acampar a orillas del estero o simplemente hacer un trekking por el día. Desde aquí continuamos caminando, siguiendo el serpenteo del río, y vadeándolo en reiteradas ocasiones. Finalmente (¡y luego de 7 horas!) llegamos a destino y celebramos con un buen almuerzo en uno de los locales en esta tranquila localidad del Cajón del Maipo.

travesia los azules-20 travesia los azules-21Definitivamente, este trekking superó todas mis expectativas, y aún no puedo creer que tarde 30 años en atinar a realizarlo. Los colores de sus montañas, la multidiversidad de su flora, los saltos de agua que alimentan los ríos con el agua de los deshielos… todo sumó para lograr que este fuera uno de los mejores trekkings que he hecho en mi vida. ¿Cómo volvimos a Santiago? Pedimos un Uber y solo nos costó $12.000 hasta Escuela Militar. Uno de los aspectos que más me gustó fue la poca basura que vi. Por lo mismo, el llamado es a cuidar este sendero, llevarse todos los desechos y disfrutar sin dejar rastros. Así, para aquellos que quieran aventurarse a realizar esta travesía, disfruten de unos de los mejores y más limpios trekkings de Santiago. Todos los detalles técnicos y la ruta de este trekking en wikiexplora.travesia los azules-18 travesia los azules-19 travesia los azules-17 travesia los azules-12 travesia los azules-8 travesia los azules-7

Rodrigo Matus

Rodrigo Matus

Fotógrafo Outdoor / Fundador y Editor General wkndheroes.com
Más artículos de Rodrigo